Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Filmada por primera vez una manada de lobos ibéricos de cacería

El espectacular documental 'Cantábrico' se estrena el 31 de marzo en cines de España

Una manada de lobos da caza a un ciervo, en Asturias.

Un equipo de rodaje ha logrado filmar, por primera vez, una manada de lobos ibéricos salvajes de cacería. La escena, que forma parte del espectacular documental Cantábrico, muestra a seis lobos a plena luz del día en una persecución tras un majestuoso ciervo, sobre un manto de nieve dura, en Asturias. Al final de la batida, de más de dos minutos, el líder del grupo muerde la yugular de su presa mientras el resto de miembros empieza a comérsela viva.

“Es la primera vez que se filma una caza real de lobos ibéricos”, afirma el naturalista Joaquín Gutiérrez Acha, director del documental, que se estrenará el 31 de marzo en salas de cine de toda España. Su equipo ha pasado dos años escondido en los rincones más ocultos de la cordillera Cantábrica. “La escena del ciervo es un regalo que nos ha dado la naturaleza, es casi imposible grabar algo así”, explica.

“La escena del ciervo es un regalo que nos ha dado la naturaleza, es casi imposible grabar algo así”, explica el naturalista Joaquín Gutiérrez Acha

Gutiérrez Acha no desvela el lugar exacto en el que inmortalizó a la manada. “Si lo decimos, al día siguiente hay una escopeta”, lamenta, en referencia a los lobos tiroteados ilegalmente que han aparecido en las últimas semanas exhibidos de manera macabra, colgados en una cuneta o arrojados en aparcamientos de Asturias. El director desconoce si esos ejemplares hoy exterminados aparecen en su película. En la cordillera Cantábrica hay más de 70 manadas.

El biólogo Juan Carlos Blanco, uno de los padres de la Estrategia de Conservación del Lobo en España, confirma que “es la primera vez” que se graba una escena así. También lo corrobora Luis Miguel Domínguez, director de documentales de naturaleza y presidente de la organización ecologista Lobo Marley. El naturalista Félix Rodríguez de la Fuente filmó escenas de caza en la década de 1970, pero con animales en cautividad.

Imágenes del documental 'Cantábrico', de Joaquín Gutiérrez Acha.

El documental Cantábrico —grabado en Castilla y León, Cantabria y Asturias— muestra especies emblemáticas de la cordillera como nunca antes se han visto. El equipo de rodaje captó momentos únicos, como la cópula sexual de dos osos pardos, el parto de un víbora de Seoane, plantas carnívoras devorando avispas, mirlos acuáticos atravesando cataratas y la guerra química de las hormigas contra el pájaro carpintero más grande de Europa.

“En la conservación de la naturaleza hay una regla de oro: lo que no se conoce, no se cuida", subraya el realizador

Gutiérrez Acha es autor de documentales como El latido del bosque, con National Geographic Televisión, y El diablo de los matorrales, con la BBC. En 2013, presentó Guadalquivir, considerada una de las producciones más importantes de cine de naturaleza rodadas en España. En Cantábrico, el cineasta recurre a medios de rodaje de última generación, como cámaras de ultra alta definición, drones teledirigidos y cámaras de alta velocidad capaces de grabar más de 1.500 fotogramas por segundo. En una de las escenas más asombrosas de la película, el equipo filma un rebaño de rebecos a la carrera por las cumbres nevadas, desde un helicóptero dotado de un estabilizador.

El director alerta de que algunas de las imágenes mostradas en el documental pueden ser “irrepetibles” en los bosques cántabros, como la presencia de cinco urogallos cantábricos en un mismo plano. En la cordillera apenas sobreviven 200 o 300 machos, amenazados por la degradación de su hábitat. “En la conservación de la naturaleza, hay una regla de oro: lo que no se conoce, no se cuida. Cantábrico es una llamada de atención. Esto existe. Si no se hace algo, las demás especies seguirán el mismo camino que el urogallo”.

Más información