Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mamá no fuma, mamá no bebe, mamá se cuida… ¿y qué hace papá?

Los hábitos del padre también son cruciales para la salud del vástago

La mujer ya no es la única que debe cortar con los malos hábitos antes y durante el embarazo para una prole sana. Un reciente estudio en animales llevado a cabo por el equipo del investigador asociado Jerome Jullien en la Universidad de Cambridge confirma por primera vez algo que la comunidad científica ya venía sospechando desde hace tiempo: que la mala alimentación, el estrés, el tabaco o el abuso del alcohol y drogas por parte del padre antes de concebir a sus hijos también afectarán a la salud de su descendencia.

Desde que el genoma humano fue secuenciado, la epigenética ha adquirido un gran interés, ya que nos hemos dado cuenta de que somos mucho más que la suma de nuestros genes. El término se refiere a los cambios en la expresión genética que no implican una modificación de la secuencia de nuestro ADN y que, a pesar de ser reversibles, pueden mantenerse en el tiempo a través de la memoria celular o transferirse de una generación a otra. “Esto significa que el ambiente que respiramos y nuestro estilo de vida influyen en la expresión de nuestros genes, cualquier estímulo de nuestro entorno tiene la capacidad de influir en la forma que tienen las células de activarlos o desactivarlos”, explica el doctor Carlos Romá Mateo, investigador de la Plataforma de Investigación en Epigenética y profesor de la Universidad de Valencia. Estas activaciones y desactivaciones pueden quedar fijadas fuertemente, tanto como para transmitirse a una nueva generación de células cuando estas se reproducen.

El esperma es poderoso

Este estudio de la Universidad de Cambridge, realizado en un tipo de sapo muy utilizado en investigación llamado Xenopus Laevis, demuestra que algunas marcas epigenéticas mediadas por proteínas llamadas histonas deben permanecer en el espermatozoide en el momento de la fertilización para regular genes concretos en los futuros embriones. ”Este es un hecho muy relevante, puesto que hasta el momento se tenía asumido que durante la maduración de los espermatozoides se producía un reemplazo de estas histonas por proteínas de otro tipo, pero este nuevo trabajo parece demostrar que las histonas remanentes en el embrión atesoran marcas epigenéticas que influyen en el desarrollo del nuevo organismo”, explica el doctor José Luis García Giménez, profesor de la Universidad de Valencia e investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER­ISCIII). En este sentido, queda patente que ciertas marcas epigenéticas en el esperma del padre son transmitidas a la siguiente generación.

Ahora bien, los investigadores advierten de que no hay que extrapolar mensajes y, si bien es cierto que el ambiente, la alimentación y el estilo de vida pueden alterar la expresión de los genes, hablar de consecuencias transgeneracionales ­son palabras mayores. Aunque hay experimentos que demuestran que ocurre así con animales, en humanos todavía no hay suficientes evidencias científicas que lo confirmen con rotundidad. Efectos como el estrés, el entorno contaminante o la alimentación han demostrado tener un efecto en la generación siguiente (epigenética intergeneracional) y, por lo tanto, un cambio epigenético sería heredable hasta la siguiente generación. “Sin embargo, todavía se han de realizar muchos experimentos bien diseñados que permitan aseverar que los cambios epigenéticos pueden mantenerse tras múltiples generaciones”, matiza el profesor García Giménez.

"Te regalo mi obesidad"

Para el doctor José Miguel García Sagredo, asesor de Genética de Ginefiv y académico de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM), “la mayor parte de la obesidad se debe a hábitos propios del individuo obeso: una gran ingesta de alimentos y poco ejercicio físico. Una pequeña parte se debe a las alteraciones genéticas y, actualmente, se están observando alteraciones metabólicas que facilitan la obesidad y que vendrían propiciadas por la epigenética”.

Precisamente, un estudio recientemente publicado en Nature Genetics y realizado con ratones confirma que los efectos de una mala alimentación de los padres se pueden transmitir a los futuros hijos a través de los óvulos y espermatozoides sin la necesidad de mutaciones en el ADN. ¿Cuál es el factor determinante para que un niño herede la obesidad o la diabetes? Esa es gran incógnita que se plantean los investigadores. ¿Se produce por el comportamiento de la madre durante el embarazo y los hábitos alimenticios de los hijos durante su infancia o son los cambios epigenéticos que se producen antes de concebir a ese hijo los causantes de esta herencia? Para resolver la duda, los investigadores del Centro Alemán de Investigación de Salud Ambiental de Neuherberg, liderados por el científico Peter Huypens, alimentaron a ratones genéticamente iguales con una de las tres siguientes dietas durante seis semanas: una rica en grasas, otra baja en grasas y otra estándar de laboratorio. Los animales alimentados con la primera dieta se volvieron obesos y desarrollaron diabetes tipo 2. A continuación, el equipo de científicos usó los óvulos y los espermatozoides de cada uno de los tres grupos de ratones para realizar fecundaciones in vitro e implantaron los embriones resultantes en madres sanas. La intención era que si se observaba obesidad en la descendencia, esta solo podría haber sido transmitida a través de los óvulos y espermatozoides. Cuando esta descendencia de ratones creció, se les alimentó de nuevo con una dieta alta en grasas. El resultado fue que aquellos ratones de padres y madres obesos aumentaron más de peso y fueron más propensos a padecer intolerancia a la glucosa (especialmente si ambos progenitores eran obesos), mientras que los descendientes de los ratones delgados ganaron poco peso. Una conclusión que viene a decir que los efectos de la dieta de la madre y del padre antes de concebir se suman a la hora de transmitir riesgos sobre la salud del hijo.

Hay esperanza para el descendiente

La buena noticia es que la herencia epigenética es reversible. Otro estudio publicado en Cell Metabolism y dirigido por el profesor Romain Barrès, del Centro para la Investigación Básica Metabólica de la Fundación Novo Nordisk (Dinamarca), arroja un poquito más de luz sobre cómo una pérdida de peso en el hombre pueden influir en la salud de sus futuros hijos. Para ello analizaron el esperma de seis varones un año antes y uno después de someterse a la cirugía de bypass gástrico (técnica quirúrgica con la que se trata la obesidad mórbida) con el objetivo de averiguar si esta operación había cambiado algo la información epigenética contenida en sus espermatozoides. Y lo había hecho. En total, llegaron a observar una media de 4.000 cambios estructurales en el ADN de células de esperma desde el momento de la cirugía.

Por ello, el investigador de la Universidad de Valencia, Carlos Romá Mateo, asegura que “afortunadamente, los cambios epigenéticos son dinámicos y no precondicionan como lo pueden hacer las mutaciones genéticas. Gracias a ello, el estilo de vida y la nutrición pueden afectar tanto nuestro epigenoma como el de nuestros descendientes. Todo esto quiere decir que ante el hipotético caso de que transmitiéramos una memoria epigenética a nuestros descendientes que los precondicionara a ser obsesos, nuestros hijos también podrían adoptar hábitos de vida saludables que evitaran ese destino”. Entonces, con una dieta saludable, ejercicio y vida sana, ¿podemos cambiar nuestra genética? “No", contesta el doctor José Miguel García Sagredo: "Lo que podemos cambiar es la expresión de nuestros genes”.

Más información