Selecciona Edición
Iniciar sesión
EXTRA

Todo lo que hemos aprendido sobre ser feliz, en 5 grandes propósitos

‘BuenaVida’ lanza un número extra con los atajos esenciales para que 2016 sea el año de su vida

A estas alturas del mes, ya muchos ni recordamos los buenos propósitos que esbozamos el pasado diciembre para que 2016 fuera un año mejor. Y no es siempre a causa de haberlos incumplido, ni porque pequemos de esa necedad de la que acusa Nietzsche a las mentes despistadas (“La forma más común de estupidez es olvidar nuestros propósitos”, dijo el filósofo), sino porque obviamos, en su construcción, el objetivo más importante: ser felices. El resto de los anhelos tan solo han de ser satélites de este fin principal. Y como al 1 de enero y al 1 de febrero tan solo los separan lo que dura en crecer una lechuga o un rábano, no vemos inconveniente en rediseñar esta hoja de ruta y comenzar, un mes después, con las ideas bien claras. El número extra de BUENAVIDA (que llega este sábado a quiosco, gratis con EL PAÍS; el resto del mes, a la venta por 2 euros) facilita la tarea, con una radiografía de los 35 atajos para el año (más feliz) de su vida. Todos ellos nacen a partir de grandes historias contadas en esta web y se distribuyen en los siguientes grandes objetivos.

1. No privarse de nada: Ya lo dijo un sabio anónimo: "No quiero mirar atrás y pensar: 'Eso me lo tenía que haber comido". Pasar hambre no es sinónimo de cuidarse, ni el camino hacia el adelgazamiento saludable. Defendemos la comida como fuente inagotable de placeres y alegrías, con reportajes que destapan el lado oscuro del brócoli (no todo lo verde es tan bueno) o cosas que engordan y adelgazan (y no son comida). Además, desvelamos unas pautas para lidiar con la resaca, para que brinde tranquilo (que la culpa es indigesta).

¿El propósito "tener el guapo subido todos los días" estaba en su lista del año? Es hora de que lo incluya

2. No volver a desperdiciar la matrícula del gimnasio: El propósito "hacer deporte" quedó frágil y obsoleto. Toca hilar más fino (el movimiento se da por hecho) y asimilar las claves que evitan perder el tiempo con ejercicios que no aportan los beneficios deseados (los errores de gimnasio). Incluye alternativas al running para los que no quieren correr (más efectivas e igual de molonas) y el modo de mejorar la técnica para los que sí desean hacerlo.

3. Cuidarse bien: ¿El propósito "tener el guapo subido todos los días" estaba en su lista del año? Es hora de que lo incluya. Este gran objetivo desvela atajos para lograrlo, así como curiosos trucos para mimar su cabello, aprender a ducharse (no se ría, no es tan fácil) o quitarse cinco años de encima sin gastarse un euro en cremas. Ya que se cuida, que se note.

4. No dejar que nada le estropee el año: Sepa que está científicamente comprobado que comer y practicar sexo reducen la ansiedad. Hay otras claves antiaguafiestas, como las que aporta la Universidad de Harvard para ser feliz. Y como la inteligencia es el arma más preciada para esquivar marrones, añadimos aquí las pautas para potenciar la suya y la de sus hijos (¿tiene una guitarra en casa?).

5. Ser un disfrutón: Hemos trabajado el cuerpo y la mente, ahora es el turno del entorno. ¿Le agobia su oficina? Viaje, un propósito que carece de sentido si no se acompaña de las instrucciones para hacerlo de un modo asequible: las tenemos. Y si aun así no le da el presupuesto, desplegamos unas sencillas rutinas caseras para ahorrar 1.200 euros en un año.

Finalmente, una de las infografías BUENAVIDA desgrana los secretos que ayudan a cumplir los objetivos marcados. El premio son 12 meses de gloria y una entretenida lectura. Nos vemos en la meta.