Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
ENFERMEDADES OLVIDADAS

Europa aprueba la primera vacuna contra la malaria

La Agencia Europea de Medicamentos autoriza el primer preparado contra una enfermedad parasitaria

Ampliar foto
Un médico del ISGlobal en el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (Mozambique).

La Agencia Europea de Medicamentos ha dado hoy su visto bueno a la primera vacuna contra una enfermedad parasitaria, la Mosquirix, parcialmente eficaz contra la malaria. La enfermedad mató en 2013 a 627.000 personas en todo el mundo, el 82% de ellas fueron niños africanos de menos de cinco años.

La vacuna, en cuyo desarrollo ha participado el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), consiguió en los ensayos clínicos reducir un 36% los casos de malaria en niños vacunados a partir de los cinco meses. “A pesar de su eficacia limitada, los beneficios de Mosquirix superan los riesgos en los grupos de edad estudiados”, ha explicado la agencia reguladora en un comunicado.

El comité científico del organismo considera que la vacuna puede ser “particularmente importante para los niños en áreas de alta transmisión en las que la mortalidad es muy alta”, en combinación con otras medidas, como las mosquiteras impregnadas con insecticida. El dictamen europeo consiste en una evaluación científica positiva para su uso fuera de la UE.

La vacuna ha sido desarrollada por la multinacional farmacéutica GlaxoSmithKline, con financiación de la Fundación Bill & Melinda Gates. Ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) debe decidir si recomienda la utilización de Mosquirix como herramienta de control de la malaria en los países afectados, cuyos gobiernos deberán aprobar también la vacuna. La OMS tendrá en cuenta factores no analizados por la agencia europea, como la relación entre el coste y la efectividad o la comparación con otras medidas de control disponibles. “De superar positivamente todos estos requisitos, se convertiría en la primera vacuna jamás utilizada por la salud pública contra una enfermedad parasitaria”, ha destacado el ISGlobal en un comunicado.

“Esta primera vacuna contra la malaria es un avance científico fundamental y representa la vanguardia de lo que las inversiones en investigación y desarrollo pueden lograr para las enfermedades relacionadas con la pobreza”, ha declarado Regina Rabinovich, directora de la Iniciativa para la Eliminación de la Malaria de ISGlobal. EL PAÍS visitó este mes el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (Mozambique), una institución construida gracias a la cooperación española que ha sido clave en el desarrollo de la vacuna.

Más información