Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PHOTOESPAÑA 2004

William Eggleston, padre de la fotografía artística en color, premiado por PHE04

Fontcuberta obtiene el galardón Bartolomé Ros por su aportación a la fotografía española

Se lanzó a la película de color cuando el blanco y negro mandaba. Las fotografías de cruces, gente corriente o carreteras secundarias de Eggleston (Memphis, 1937) llenaron de colores el arte fotográfico. PhotoEspaña 2004 ha querido reconocer su trabajo con el máximo galardón del festival. El resto de premios recayeron en los fotógrafos Joan Fontbuberta (Bartolomé Ros), Comenius Roethlisberger (Descubrimientos 04) y Joan Morey (revelación); en la galería Guareta (Festival Off), y en las editoriales TF Editores y Twin Palms Publisher (mejores libros de fotografía publicados).

No se pudo resistir. Ante la vista panorámica de Madrid que flanqueba la sala del Círculo de Bellas Artes, William Eggleston se despojó de sus gafas oscuras, sacó su cámara y disparó. Con una impecable chaqueta a rayas y pantalón claro, este fotógrafo, cuya exposición en 1976 en el MOMA convirtió en arte la hasta entonces denostada fotografía en color, acudió ayer a la presentación de los Premios Oficiales PhotoEspaña 2004, y por la tarde pronunció una lección magistral.

Considerado uno de los grandes de la fotografía moderna, este sureño crecido en una plantación de algodón en el delta del Misisipí no dudó al afirmar que sus recuerdos son a todo color, igual que sus sueños. "Mis fotos son de la vida hoy. Veo más en color que en blanco y negro. Antes se pensaba que el color sólo servía para anuncios o moda, era demasiado nuevo", explicó Eggleston.

El director de PHE04, Pablo Berasátegui, afirmó que el galardón -que incluye la compra de obra de Eggleston por valor de 12.000 euros- le ha sido concedido "por su insólita capacidad de convertir en extraordinario lo cotidiano y de llenar de intensidad lo aparentemente trivial". Horacio Fernández, director artístico del festival, repasó la trayectoria de Eggleston y destacó su "mágica transformación de lo banal en perfecto".

Fernández también habló sobre el trabajo de Joan Fontcuberta, distinguido en el festival con el Premio Bartolomé Ros, que reconoce su aportación al desarrollo de la fotografía y está dotado con 12.000 euros: "Fontcuberta es un artista reflexivo, pieza clave de la posmodernidad, una rara avis". Fotógrafo, profesor y promotor de revistas y festivales, Fontcuberta se difinió como un "hombre orquesta" y explicó: "Como otros de mi generación, por razones históricas me desdoblé en varias facetas, no sólo en hacedor de imágenes".

La entrega tendrá lugar esta tarde en el Centro Cultural Conde Duque. Junto Eggleston y Fontcuberta, los fotográfos Joan Morey y Comenius Rothlisberger recogerán el Premio Injuve al fotógrafo revelación y el Premio Descubrimientos 04, respectivamente. TF Editores, por Mujeres, amor y mentiras, de Carmela García, y Twin Palms Publisher, por One big self prisioner of Lousiana, de Philip-Lorca di Corcia, recibirán el galardón al mejor libro de fotografía del año, y la galería Guereta, el Premio Festival Off.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de junio de 2004