Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Marías gana el II Premio Salambó por 'Tu rostro mañana'

Los escritores del jurado destacan la "ambición" de 'Fiebre y lanza'

Muy difícil lo tuvieron ayer los miembros del jurado del II Premio Salambó a la hora de ponerse de acuerdo acerca del fallo. Pero tras siete rondas de votaciones el resultado fue favorable a Javier Marías por Tu rostro mañana (Alfaguara). Al galardón de los escritores concurrían otras cinco obras, publicadas a lo largo del año pasado, de Enrique Vila-Matas, Juan José Millás, Almudena Grandes, Núria Amat y Felipe Benítez Reyes.

Tu rostro mañana es la primera parte del díptico Fiebre y lanza. Juego de contrastes entre lo que se dice y lo que se calla, la realidad y la ficción y el recuerdo y el olvido, la obra de Javier Marías (Madrid, 1951) enlaza la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil española desde el presente. La obra será, cuando se publique su esperada continuación, la décima novela de Marías. En ello, en la escritura de la segunda parte, está, precisamente ahora, el escritor. "Estoy bastante en el comienzo y todavía tengo mucho trabajo por delante porque he pasado por un periodo de poca tranquilidad con la presentación de Tu rostro mañana. El premio es un estímulo y un voto de confianza en la primera parte de una obra muy extensa", afirmó ayer Marías desde Madrid. Y bromeó: "Aunque un jurado tan exquisito, en el que hay escritores que admiro, haya decidido premiar la novela también puede ser una tentación para dejarla como está". El autor de Todas las almas y Corazón tan blanco destacó el hecho de que el veredicto del Premio Salambó lo decida un "jurado de colegas": "Los escritores podemos ser maniáticos. Somos lectores muy exigentes que captamos los fallos con mayor agudeza de lo normal. El premio es muy halagador y honroso", continuó.

Compleja en su búsqueda de una verdad tratada sin amortiguadores, Tu rostro mañana reconstruye hechos como el asesinato "nunca esclarecido del todo" de Andreu Nin, líder del POUM, a manos de comunistas. El autor incluso presta al narrador un suceso que le fue próximo, la delación de la que fue víctima su padre, Julián Marías, en los primeros meses del año 39. La obra también es finalista del premio de la Fundación José Manuel Lara Hernández, que se fallará a mediados de marzo en Madrid.

En las deliberaciones del jurado del Premio Salambó, creado con el objetivo de reconocer el mejor libro de narrativa del año, que se celebraron ayer al mediodía en el café Salambó de Barcelona, participaron los escritores Luisa Castro, Javier Cercas, Jorge Edwards, Espido Freire, Javier García Sánchez, Juan Marsé, Eduardo Mendoza, Carmen Posadas, Juan Manuel de Prada, Benjamín Prado, Soledad Puértolas, Félix Romeo y Antonio Soler. Luis Antonio de Villena y Juan Bonilla no pudieron asistir por "compromisos ineludibles", según la organización, que decidió prescindir de sus votos. La mecánica del galardón obliga a que los miembros del jurado participen en las sucesivas rondas de votación y argumenten sus preferencias.

Votación reñida

Todos coincidieron en que la discusión había sido "muy reñida". A la votación final de este premio, sin dotación económica -pero patrocinado por la FNAC y con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona-, llegaron las novelas Los aires difíciles, de Almudena Grandes, y El pensamiento de los monstruos, de Felipe Benítez Reyes, ambas publicadas por Tusquets. Javier Cercas, que ganó el premio en la primera edición por Soldados de Salamina, explicó que el ganador se había decidido "por muy poco". De hecho, la obra de Grandes ha ganado el premio del público de la FNAC, que corre paralelo a la entrega del Salambó y con los mismos finalistas. Los aires difíciles ha obtenido 846 votos de los 2.346 emitidos por lectores de la cadena de librerías.

La deliberación final la resumió Prado: "A la última votación han llegado tres buenos escritores con tres buenas novelas muy distintas. La de Marías es la novela de la inteligencia; la de Grandes es aquélla donde lo que cuenta es la historia, el argumento, y la de Benítez Reyes, la del lenguaje. Finalmente, ha ganado la idea sobre la historia y el lenguaje".

Otro miembro del jurado, Antonio Soler, destacó la "ambición" del proyecto literario de Marías. Una ambición, añadió, "que no es muy frecuente". Soler, al igual que Luisa Castro, subrayó el hecho de que los escritores, cuando actúan de jurado en este premio -las bases indican que éstos no deben tener obra publicada en ese año-, se tienen que meter en el "pellejo" del lector.

El acto de entrega del II Premio Salambó se celebrará en el fórum de la FNAC de El Triangle de Barcelona a finales del mes de marzo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de febrero de 2003