ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 8 de julio de 2001
Entrevista:PETROS MARKARIS | ESCRITOR

'Jaritos, el comisario de mis libros, es un tipo normal al que le desborda el crimen organizado'

Una extraña mezcla de caos y eficacia son los ingredientes, al parecer, imprescindibles del cóctel explosivo de la Semana Negra de Gijón, que llega con éxito a su 14ª edición. Empezó el viernes con el tradicional tren negro, que desde Madrid llegó a Gijón sediento, pero animado. El ex comandante del Ejército argelino Mohamed Moulessahoul (Orán, 1955), conocido ya para siempre como Yasmina Khadra, se convirtió en el blanco favorito de los periodistas y escritores. Esta Semana Negra ha cambiado mucho. Ya no es de un color. La ciencia-ficción, la novela histórica y el cómic son predominantes. Hasta el día 15 se dejarán ver 90 escritores, entre ellos, George R. R. Martin, Michael Tolkin, Petros Markaris y Antik Rahimi.

Petros Markaris es uno de los escritores que han viajado a Gijón. Un trayecto pequeño para quien no ha dejado de desplazarse. De su Turquía natal a la Grecia en la que creció y de ahí a Alemania, donde estudió, y así sucesivamente. Hasta que por fin recaló en Atenas, la ciudad en la que vive y en la que trabaja el comisario Kostas Jaritos, el personaje que protagoniza novelas como Noticias de la noche y la recientemente traducida Defensa cerrada, ambas en Ediciones B. Dice Markaris, que habla con entusiasmo, que 'para un escritor de izquierdas es difícil dar el salto y escribir novelas policiacas'. Y se explica: 'La gente de izquierdas odiamos a los policías, sean como sean, y ponerse a escribir con todo ese odio no es bueno'. Pero ocurrió que un buen día Jaritos se presentó delante de Markaris. 'Es un hombre de lo más corriente, que gana un mal sueldo, que tiene una familia a la que quiere y a la que tiene que alimentar y un jefe que le impone respeto y al que teme'.

Así que Markaris le abrió las puertas de sus libros, y ahí está: 'Le salva la perseverancia y la voluntad de resolver los asuntos en los que se ve envuelto'. Eso sí, para Markaris, 'el crimen organizado de nuestros días es tan complejo que Jaritos siempre va superado, porque es eso lo que les toca ahora a los comisarios, lidiar con organizaciones criminales globalizadas y frente a las cuales poco se puede hacer'. Jaritos hace lo que puede. El mundo puede seguir enfangado, pero el comisario cumple con su deber.

Defensa cerrada se inicia con un terremoto. La Tierra se mueve y aparece un cadáver. 'Nunca sé lo que va a pasar cuando empiezo a escribir', dice Markaris. 'Sólo necesito una imagen, quizá por deformación profesional de mi trabajo habitual como guionista. En esta novela, sólo tenía el terremoto. Luego apareció el cadáver casi desfigurado. Y cuando Jaritos fue a averiguar de quién se trataba, no tuve más remedio que acompañarlo'.

Después todo se complica. Aparece otro muerto, un importante hombre de negocios. Locales nocturnos, clubes de fútbol de tercera, blanqueo de dinero, corrupción. 'No se meta donde no le llaman', cuenta Markaris que le advierten a Jaritos, y luego comenta que fue también lo que le dijeron a él cuando necesitó investigar en los negocios sucios del fútbol para poder escribir la novela de su personaje. Cuatro meses de investigación, cuatro de escritura.

Las novelas de Markaris se leen de un tirón. La vida normal de un tipo normal entra en conflicto con las complejas y secretas tramas del crimen organizado. Jaritos se relaja mirando diccionarios. Y trabaja incansable, medio a escondidas de las advertencias de sus jefes, que le han pedido que archive el crimen de mayor vuelo. Atenas es una ciudad caótica. El mundo, tal vez, es caótico para todos los mortales. Algunos de ellos siguen creyendo que no tienen más remedio que hacer bien su trabajo. Jaritos es uno de ellos; Markaris, otro. Las armas de este último son las palabras. Ahí están sus libros, en los que, después de tirar de un simple hilo, se deja vislumbrar cómo el crimen ha establecido su hogar en el corazón de las sociedades democráticas. Y en el resto del mundo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana