Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Homenaje en Barcelona al Club 49, promotor de la vanguardia en la posguerra

La III Mostra Catalana de Música Contempània ofrecerá mañana en el Centre Cultural de la Caixa de Barcelona, un concierto de homenaje al Club 49 (fundado en 1949). Sus protagonistas serán dos hombres que, a principios de los sesenta, estuvieron vinculados a la actividad musical de esta asociación barcelonesa: Juan Hidalgo y Walter Marchetti, o lo que es igual, el núcleo más representativo del grupo ZAJ. "En los sesenta nuestra música era liberadora para un grupo de izquierdas", afirman ambos compositores-intérpretes. "Ahora presentamos nuestras obras y el público que haga lo que le dé la gana".

"En 1960 llegamos a Barcelona con una carta de Manolo Millares dirigida al poeta Joan Brossa", explicó Juan Hidalgo a este diario. "Fue Brossa quien nos presentó a Joan Prats, entonces secretario del Club 49, quien rápidamente se interesó por nuestro trabajo".El Club 49 era una asociación privada dedicada a promocionar actividades artísticas en general. "Ellos fueron los que apoyaron a Antoni Tápies, Antonio Gades, Joan Brosa y a tantos otros", prosigue Hidalgo. "Además Prats era amigo íntimo de Miró y de Calder y, a través del Club, potenció su obra en España. En el Club habían empresarios que apreciaban el arte en todas sus vertientes e invertían dinero organizando actos culturales".

A través del Club 49 Hidalgo y Marchetti crearon la asociación Música Oberta. "En 1960 dimos un primer concierto patrocinado por el Club. El éxito que obtuvo nos incitó a organizar una asociación dedicada exclusivamente a la música contemporánea tanto española como de fuera", comenta Walter Marchetti. Al finalizar su estancia barcelonesa, Hidalgo y Marchetti pasaron una temporada en Madrid. "El Madrid de 1960 era un desierto", asegura Marchetti. "En seis meses sólo pudimos organizar un concierto. El problema de Madrid era el mismo que el de Barcelona, pero allí no existía un Club 49. Todo era oficial, únicamente la Comisaría de la Música organizaba alguna cosa y nada más". "Volvimos a Madrid en 1964 y las cosas todavía no habían cambiado", añade Hidalgo. "Fue entonces cuando nació el grupo ZAJ".

ZAJ fue un grupo de ruptura en la España de los sesenta que consiguió sobrevivir en el tiempo gracias al impulso de muchos intelectuales de la época, especialmente artistas plásticos como Millares o el grupo El Paso. "Las siglas ZAJ no significaban nada, pero querían decir que nuestro trabajo no era ni tradicional ni convencional, éramos un poco anarquistas", dice Marchetti.

Además de sus actividades dentro de ZAJ, Walter Marchetti, que reside en Milán, se dedica única y exclusivamente a su música, mientras que Juan Hidalgo combina sus realizaciones musicales con la edición de libros y las acciones fotográficas.

El concierto de mañana en homenaje al Club 49 constará de dos acciones músico-visuales de aproximadamente una hora de duración cada una, en las que contarán con la ayuda de Joaquín Martínez, y su contenido diferirá de un concierto habitual de ZAJ "Nio será un concierto nostálgico", apostilla Marchetti, "en nuestra música no hay ninguna vuelta atrás, todo es radicalmente nuevo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de noviembre de 1987