Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'ROCK'

Hijos afortunados de los Flamin' Groovies

El mismo año (1971) que The Eagles iniciaban en Los Ángeles una triunfal carrera que duraría ocho años, el guitarrista Chris Wilson se incorporaba en San Franciso a unos ya legendarios y minoritarios Flamin' Groovies, que tenían seis años de carrera musical a sus espaldas. Desde entonces han pasado muchas cosas. Las águilas dejaron de volar hace tiempo, pero el espíritu de los Flamin' Groovies se mantiene, como se pudo comprobar en Madrid el pasado fin de semana en la persona del mismísimo Chris Wilson, integrado en los Fortunate Sons, la banda de su viejo amigo y compañero de los Barracudas, Robin Wills.Con un solo disco en el mercado, los Fortunate Sons han conseguido levantar expectación en su minigira española. Bajo el liderazgo de su cantante, guitarrista y compositor, Robin Wills, el grupo era esperado como una continuación de los Barracudas, es decir, rock and roll norteamericano por músicos británicos.

Fortunate Sons

Chris Wilson (voz y guitarra), Robin Wills (voz y guitarra), Steve Robinson (bajo y coros), Lee Robinson (batería y coros). Sala Universal. Madrid, 5 de diciembre.

La realidad se presentó bien distinta, pues la incorporación de Chris Wilson cambió el eje del concierto. Su personalidad en la escena es tan fuerte que transformó, en el fondo y en la forma, la música de los Fortunate Sons. Es un magnífico cantante y guitarrista, continuador de la mejor tradición folk-rock de la Costa Oeste norteamericana y depositario de una manera de entender la música que integra al mismo tiempo clasicismo y novedad. Del carisma y fuerza de Chris Wilson se benefician los Fortunate Sons, que mantienen en Robin Wills un pilar fundamental. Los dos guitarristas se compenetraron a la perfección, alternándose en sus labores como acompañantes y solistas y creando una excelente tela de araña instrumental sobre la que interpretaron algunos temas del Rising -el primer disco de los Fortunate Sons- y recuperaron canciones de los Barracudas y Flamin' Groovies.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de diciembre de 1986