Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intentan rescatar las 'Canciones y romances' del folklore salmantino

El folklorista salmantino Angel Carril ha presentado un cancionero de la provincia que recoge canciones tradicionales representativas, sus textos y música y una información sobre cada una de ellas y sobre las personas que las han transmitido. El libro Canciones y romances de Salamanca tiene como meta la divulgación entre interesados y entre los maestros preocupados por la recuperación del folklore de estas coplas y de su interpretación elemental. La obra está editada por la librería Cervantes, transcrita por Juan Toledo e ilustrada por Santiago Delgado.Este nuevo cancionero salmantino se une a los elaborados por Dámaso Ledesma y Aníbal Sánchez Fraile, que según Angel Carril no pueden ser utilizados por simples aficionados al canto tradicional de la provincia, dado el alto nivel de conocimiento musical que exigen ambos. "Hemos pretendido con esto", explica el autor, "poner al alcance de los que no somos psicólogos una serie de canciones recogidas por los pueblos de la provincia que representa los aspectos más importantes de la vida cotidiana. Angel Carril intenta contribuir a la concienciación regional de los salmantinos, facilitando el conocimiento de un aspecto de la cultura popular. Las melodías recogidas en el libro carecen por esta razón de dificultades y sólo exigen un conocimiento básico de música según el autor.

Canciones y romances divide su contenido en tres partes. Las primeras coplas, agrupadas bajo el título de Canciones de los grandes cielos, son las de las fiestas, las de la vida diaria o las de trabajo; las siguientes, de salmantinidad, se refieren a personajes, lugares o circunstancias de la zona, y las de solaz tratan temas de esparcimiento, como las jotas o picaos. La finalidad pedagógica del libro está fundamentada en el trabajo de Carril al frente de la Escuela de Folklore de la Diputación Provincial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de junio de 1982