Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Introducción del "comic" erótico en España

Un género inédito con profesionales marginados

El comic erótico, realizado por españoles acaba hacer su aparición pública en nuestro mercado editorial. Con la publicacíón de los fascículos de historietas Muerde se ha puesto en marcha, por primera vez, el conocimiento de un género inédito y las obras de sus creadores, obligados a trabajar para las revistas extranjeras ante la continua marginación de las empresas editoriales.En los setenta y cinco años de la historia del comic, el erotismo ha sido un ingrediente, en el texto y dibujo, con una clara receptividad en el lector. El comic contemporáneo impone una mitología femenina de amplia circulación.

Las aventuras de estos personajes femeninos siguen inéditos para el lector español y cuando llegan son manipulados. Dentro del género, autores como Esteban Maroto, Enric Sió o José González, publican en el extranjero.

El dibujante Chiqui de la Fuente, creador del barón de Münchausen, Aladino, Héctor, premio nacional de historietas gráficas, es el editor de Muerde. «En España no hemos podido ver nada en muchos años que se relacione con el erotismo. En la clásica polémica de distinguir entre pornografía y erotismo, considero que la revista no es porno. Son obras con mujeres llamativas y humor picante que no van a deteriorar la moral. Donde hay que aplicar más la vista es en la violencia, que se mete en todas las publicaciones infantiles. La idea principal de la revista es dar trabajo a los profesionales españoles, que nos vemos obligados todos a trabajar para otros países. De esta forma, Azpiri, Nebot, Amechazurra, Buylla y otros, pueden ser ahora conocidos en nuestro país. También queremos sacar nuevos valores con talento que están en el anonimato.»

Los profesionales españoles, unos 250, tienen un reconocimiento mundial. Sus trabajos están presentes en las convenciones internacionales sobre el comic, en Anguleme, Lucca, París, Estados Unidos y Brasil.

«Por primera vez -dice Chiqui de la Fuente- los profesionales se vinculan en la revista, respetando derechos de autor, devolución de originales. El lector español no tiene nada nuevo, ya que todo el material son reediciones o procede del extranjero, donde se compra casi al peso. Sería un orgullo que las grandes empresas nos hicieran un boicot por esta unión de los profesionales, que al ser parte de la edición hacen un trabajo de mayor calidad artística.»

En los números aparecidos de Muerde se utilizan los personajes clásicos, como Drácula, Frankenstein, el fantasma de la ópera, James Bond y otros, acentuando el juego erótico y en algunos eón carga crítica, como en el número dos que fue secuestrado por «escándalo público», no se sabe si por erótico o por el tema de las centrales nucleares.

Alfonso Azpiri es uno de los dibujantes que participan en Muerde. «Las historietas clásicas de los años cuarenta y cincuentavan acompañadas de ertismo. Aquí acentuamos la carga erótica con unos textos divertidos y con una calidad artística. La historieta erótica es un fenómeno social, que en España tiene actualidad hoy, pero que dentro de unos años puede pasar. El trabajo profesional no suele tener entre nosotros una valoración artística, cuando el Louvre dedica una sala al comic. Ya se empiezan a interesar las gentes más cultas que consideran al comic un medio de comunicación. A finales de octubre se va a celebrar en Madrid una exposición sobre temas fantáticos y ciencia-ficción.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1976