_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Cuándo se han convertido los animales en juguetes?

Es una lástima que la televisión pública haya relegado el entretenidísimo ‘Un día de perros’, de Dani Rovira, a RTVE Play, con lo necesario que es concienciar sobre la tenencia responsable de animales en el país con más abandonos de Europa

Mercedes Miá y Dani Rovira, en 'Un día de perros'.
Mercedes Miá y Dani Rovira, en 'Un día de perros'.

“Un día te irás, mi amor, y qué haré yo sin esos ojitos”, se pregunta Mercedes Milá cuando mira a su perro Scott. Me digo lo mismo desde que se fue Arya, Ary, Arytina Goyanes —nunca llamamos a los animales como dicta su pasaporte—. Cómo sobrevivo sin los ojitos ciegos de mi gata rabicorta; tres kilos de Prozac peludo capaces de disipar cualquier tristeza. No hay consuelo. Nada te prepara para despedirlos, son cachorros eternos, puros, sin maldad, ni el peor maltrato merma sus reservas de amor incondicional. Milá lo contó en Un día de perros, el recién estrenado videopodcast de Dani Rovira en RTVE Play. Me pregunto por qué no lo llaman sencillamente programa, como me pregunto por qué ahora hacer tápers es batch cooking, cualquier garito es una gastroteca y las panaderías son bakeries. Tampoco entiendo que un formato tan entretenido no tenga hueco en la parrilla de TVE, con lo necesario que es concienciar sobre la tenencia responsable en el país con más abandono de Europa.

Contó Milá que no le importaban los animales hasta que conoció a Scott. La entiendo. Como casi todos los niños, quise un animalito, cualquiera. Mi madre atajó el capricho con un “y yo quería un coronel, pero no me quiso él”, que no sé si es una máxima de Montessori o de Waldorf, pero resulta muy eficaz. Fue sabia, mi interés por los bichos duró menos que la pataleta. Lo reavivó Arytina llegando a mi vida en el momento adecuado. Los animales son para los adultos, aunque sean tan beneficiosos para los niños. Exigen tiempo, paciencia y dinero. No son juguetes y nunca deberían figurar en una lista de regalos. Si se los encuentran estas navidades en la de sus hijos y no están dispuestos a tratarlos como a un miembro más de la familia, ignórenlos. No los condenen a llevar una vida de perros.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Eva Güimil
Eva Güimil (Mieres, 1972) ha sido directora y guionista de diversos formatos de la televisión autonómica asturiana. Escribe sobre televisión en EL PAÍS y ha colaborado con las ediciones digitales de Icon y 'Vanity Fair'. Ha publicado la biografía de Mecano 'En tu fiesta me colé'.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_