Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Newman y Woodward: cuando los personajes son los actores

‘Las últimas estrellas de Hollywood’ es un atrevimiento magnífico, para escándalo de biógrafos y deleite de espectadores

Joanne Woodward y Paul Newman, en 1958.
Joanne Woodward y Paul Newman, en 1958.HBO Max

He disfrutado bastante con Las últimas estrellas de Hollywood (HBO Max), y eso que su autor, un Ethan Hawke anfetamínico, pixelado, sin duchar y casi siempre insoportable, ponía muy difícil el disfrute. Merece la pena sobreponerse a su entusiasmo demente, más propio de un after que de la puesta en escena de un documental biográfico. También se pueden obviar los planos fijos de videollamada, esa maldición confinada que algunos se empeñan en normalizar como rasgo de estilo, y las inanidades de los amigos famosos de Ethan Hawke, que no saben nada de los protagonistas de la serie, pero opinan igual.

Las últimas estrellas de Hollywood son tres documentales simultáneos. Por un lado, están los testimonios hechos con Zoom, que se pueden pasar a doble velocidad. Luego viene lo que parece el cogollo del asunto: las transcripciones de las cintas con las que Paul Newman iba a escribir sus memorias. El interesado las quemó, pero se conservan los textos, y un grupo de actores (con George Clooney en el papel de Newman) las interpretan. Solo esa parte ya merece la pena, pero la virguería narrativa y artística de la serie está en el tercer documental que contiene, hecho con metraje de las películas de Newman y de Joanne Woodward. A través de esas ficciones, se va contando la verdad de sus vidas.

Nos han enseñado a distinguir al actor del personaje, por lo que plantear que la vida de unos actores puede contarse a través de sus personajes es casi sacrílega. Narrar el sentimiento de orfandad de Woodward con una escena de El largo y cálido verano o analizar la sensación de fracaso e impostura que domina a Newman recurriendo a El buscavidas es un juego metacinematográfico, metavital y metatodo que hace de la serie un atrevimiento magnífico, para escándalo de biógrafos y deleite de espectadores.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS