Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Hay un negro en mi serie

La mayor parte de las actrices inmigrantes tienen dos papeles posibles: prostituta (si son jóvenes) y chica de la limpieza (si ya no son tan jóvenes)

Una imagen de 'Tabú', película de 1931 de F. W. Murnau.
Una imagen de 'Tabú', película de 1931 de F. W. Murnau.

En 1931 Murnau rodó una obra maestra en las aguas del Pacífico: Tabú. Un texto anunciaba al principio que todos los actores eran nativos de las islas. Lo normal ya entonces era pintar a la gente de colores. En la década de los setenta eclosiona el blacksploitation, y hasta hace cinco o seis años siempre había un actor “de color” en las películas policíacas: el que moría después de decir que se jubila mañana. Para sobrevivir hay que guardar lo de la jubilación para uno mismo.

A finales de la primera década de este siglo, un director español pide chicas modernas para protagonizar su primer largometraje. Rechaza a una rutilante asiática porque “no se entendería” qué hace una china en España en 2010. Unos diez años después, una actriz transexual recibe una oferta para interpretar un pequeño papel “muy inclusivo y normalizador” en una serie en la que ella interpretaría a una prostituta transexual enamorada de su proxeneta.

La mayor parte de las actrices inmigrantes tienen dos papeles posibles: prostituta (si son jóvenes) y chica de la limpieza (si ya no son tan jóvenes). Apostaría a que todas desean tener papeles con algo más de recorrido. Sería deseable que desde el colectivo de los creadores se viese que un gay no es solo un gay, una enferma mental no es solo una enferma mental, y un negro no es solo un negro. De hecho, en muchas películas la trama de la chica es… ser chica. España es un país grande con acentos, matices, orografías, edades, y por supuesto una población creciente que no es nativa. Es raro, pero parece que el único consciente de esto fue Murnau.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Jimina Sabadú

Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS