Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

En el nombre de Rociito

La nueva entrega de la vida de Rocío Carrasco es tan tostón como ella

Rocío Carrasco en un momento de 'En el nombre de Rocío'.
Rocío Carrasco en un momento de 'En el nombre de Rocío'.

Ser cotilla es un regalo del cielo. Ser frívolo es un regalo del cielo. Es nacer con la capacidad de divertirse con lo nimio y con lo tremebundo. Sin embargo, ser sarcástico o ser liante es un castigo para uno mismo; es lacerarse con las desgracias y hacer que los latigazos le lleguen al prójimo.

La televisión cotilla (mal llamada “del corazón”) es a veces un escape de un mundo injusto, pero con más frecuencia es una plaza pública en la que vejar a personas concretas para que los espectadores nos sintamos moralmente superiores (¿A quién? Pues no lo sé). A la plaza pública ha vuelto a salir esta semana el clan Jurado. Y En el nombre de Rocío es la peor entrega de la saga. La más artificial y más hueca. Hay un plano antes del primer capítulo que resume su cutrez en términos de narrativa audiovisual: un plano de Rocío Carrasco —vestida y maquillada por su peor enemigo— avanzando tras las bambalinas (con esa cosa tan fea de arrancar el plano antes de que el personaje comience a andar) precedida por una cámara que ni es steady ni es travelling.

Un plano sencillo que hace con más sutileza cualquier niño en TikTok. De fondo, una balada francesa. Aunque antes de emitir el capítulo se ofrece el veredicto sobre lo que vamos a ver. Rocío Carrasco se emociona mirando unos contrachapados. No es cotilleo, no es frivolidad. No es sarcástico, y ni siquiera es liante. Ni cielo, ni infierno. Es un tostón con sus seis letras. Tostón. Sólo es interesante cuando hay escenas de Rocío Jurado, que rebosaba carisma hasta cuando estornudaba.

Cinco horas de parrilla para explicar lo que todos sabemos: que de la teta de Rocío Jurado han vivido más personas que fraggles había en Fraggle Rock. Sobre qué impacto tiene todo esto sobre la percepción de los malos tratos podemos hablar otro día.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Jimina Sabadú

Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS