columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un plan para petarlo internacionalmente

Del guion se puede vivir, pero es un deporte de riesgo, un oficio muy azaroso en el que, como en tantos otros, no vale con valer

Dos jugadores miden la distancia entre el boliche y las bolas para comprobar cuál es la ganadora, en el parque de Aluche.
Dos jugadores miden la distancia entre el boliche y las bolas para comprobar cuál es la ganadora, en el parque de Aluche.DAVID EXPOSITO

El último mundial de petanca se celebró en 2021 en Santa Susanna, Barcelona. La competición contó con 2.000 participantes de más de 50 países y se retransmitió en LaLigaSportsTV, la plataforma española dedicada al deporte. He buscado estos datos porque me he acordado de aquel célebre titular que dio José Gómez, un niño murciano campeón de Europa de petanca, a La Verdad en 2010: “Volveré a estudiar, de la petanca no se puede vivir”.

En una entrevista que le ha hecho Carmen Mañana para este periódico, Javier Gómez Santander, jefe de guionistas de La casa de papel y antiguo periodista de La Sexta, cuenta que cambió el periodismo por la ficción televisiva porque “en el periodismo no podía petarlo a nivel internacional y en la ficción, sí”. A él le salió mejor que bien la jugada, tanto que sus declaraciones parecen las de un Capitán a posteriori como el de South Park. Habría que haberle preguntado por sus planes en 2017, cuando la primera temporada de la serie languideció en Antena 3.

Del guion se puede vivir, pero es un deporte de riesgo, un oficio azaroso en el que, como en tantos otros —periodismo incluido—, no vale con valer y es muy difícil mantenerse. Hay guionistas José Gómez y guionistas Javier Gómez. Algunos de los primeros piensan que les iría mejor en la profesión con el amor propio de los segundos. No sé, también hay guionistas con carreras longevas que nunca se las han dado de nada y narcisistas que se pierden a la primera de cambio devorados por su ego. A veces confundimos dignidad y vanidad. Es una profesión de pocas certezas, pero para triunfar internacionalmente en algo que salga por la tele, como guionista del montón me voy a permitir el lujo de recomendar la petanca.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS