Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La vida en minúsculas

Bosch es insomne, como todos los guardianes. Como atalaya perpetua, trasciende los lugares comunes del género policial para convertirse en metáfora paterna y un poco teológica

Titus Welliwer, en 'Bosch'.

Todos los detectives tienen que adornarse con una rareza, a veces un trastorno. Los escritores de novelas policiacas no han encontrado hasta hoy mejor forma de subrayar su genialidad, su perspicacia o su misantropía. Casi siempre solitarios, se presentan como versos, más que sueltos, dislocados. Nos gusta mucho ver cómo resuelven los crímenes, pero no nos iríamos a cenar con ellos. No hay quien los aguante. El cliché los designa como “atormentados”.

Más información
‘Bosch’, el drama policial por excelencia
'Bosch', la serie que sudaba sangre

La rareza de Harry Bosch (en la serie de Amazon, Titus Welliver, el actor que mejor cara de perro pone) es su casa. Ganó mucha pasta como asesor policial en una película y la invirtió en un hogar de diseño colgado de las alturas de Los Ángeles. Es una casa hostil que parece un mirador y hace de su dueño un vigía. A sus pies se extienden las luces de la ciudad, donde suceden los crímenes, donde la mugre, las bandas, los corruptos y los malvados no le dan tregua. Su cruzada son las niñas víctimas de la violencia, a las que casi nunca salva, pero a veces venga.

Por supuesto, Bosch es insomne, como todos los guardianes. Siempre acude cuando se le llama. Cansado, viejo y descreído, pero presente. Como atalaya perpetua, trasciende los lugares comunes del género policial para convertirse en metáfora paterna y un poco teológica: es un dios menor del que solo esperamos que no desista. Le perdonamos el fracaso y le agradecemos el desvelo porque lo que buscamos las personitas del siglo XXI no es lo mismo que buscaban las del siglo XX o las del XIX. Ellos vivían en mayúsculas por Dios, por la Patria o por la Revolución. Nosotros lo hacemos en minúsculas y nos conformamos con que un guardián gruñón nos diga de vez en cuando que lo intenta y que saldrá mejor la próxima vez.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS