Documentales
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

No, gracias, soy satanista

El documental ‘Heil, Satan?’ propone el debate sobre la influencia del cristianismo en EE UU, pero también contiene una reflexión involuntaria sobre los límites de la sátira

Un momento del documental 'Hail, Satan!'. En vídeo, el tráiler.FILMIN

Cuando los testigos de Jehová llamaban puerta a puerta aprendí a quitármelos de encima contestándoles: “No, gracias, en esta casa somos satanistas”. Era la respuesta más disuasoria, pues no estaban entrenados para reaccionar. Si les decías que eras ateo o incluso si te mostrabas hostil y malencarado, tenían un repertorio de réplicas instantáneas para colarte un folleto. Ante el satanismo no sabían qué hacer. Mientras callaban pasmados, podías cerrarles la puerta sin violencia, como dictan los cánones de la cortesía satánica.

Uno de los miembros del Templo Satánico que participa en el documental Heil, Satan? (Filmin) dice que ser satánico es más divertido que ser ateo. El ateísmo es un muermazo sin ritos ni jaranas. Con el satanismo se hacen amigos y se escandaliza a los más beatones del pueblo.

La directora Penny Lane cuenta en serio una historia que parece broma: la creación de una religión satanista que predica tolerancia y libertad. La reacción de tertulianos, periodistas y políticos cristianos ante sus actos y declaraciones es muy parecida a la de mis testigos de Jehová.

El Templo Satánico quiere incitar un debate sobre la influencia tóxica del cristianismo en la democracia de Estados Unidos, pero la película contiene también una reflexión involuntaria sobre los límites de la sátira. No hablo de los límites del humor, sino de su capacidad transformadora. Me explico: no sé si el Templo Satánico inspira ese debate sobre la libertad religiosa o se estanca en una dialéctica sin resolución entre ofensores y ofendidos. Mi satanismo solo aspiraba a despachar a los pelmas, y aunque el suyo es muy espectacular y divertido, no creo que lleve a ningún fanático a cuestionar su fanatismo. Parece que la sátira, al contrario que las religiones, solo predica sobre convencidos. Nos reímos mucho con ella, pero, cuando acaba la función, nada ha cambiado.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS