Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El lanzamiento de adoquines como deporte de riesgo

Así se van mordiendo las colas las pescadillas tertulianas, entre bloque y bloque de publi, mientras relacionan las broncas barcelonesas con el ‘Areopagítica’ de Milton

Manifestantes levantan adoquines de la Puerta del Sol de Madrid.
Manifestantes levantan adoquines de la Puerta del Sol de Madrid.Olmo Calvo

La inercia es una fuerza poderosa. Cuando ya ni los manifestantes se acuerdan de quién es Pablo Hasél, las tertulias y los programas siguen llenando horas con debates sobre la libertad de expresión. Son discusiones tediosas donde casi todo el mundo concuerda en que el borborigmo adolescente no merece cárcel. Quienes creen que las injurias y celebraciones de tiros en la nuca reclaman la intervención de un juez y quienes niegan que haya reproche penal han ido acercándose conforme han trascendido más raps y tuits del susodicho. Ahora, los segundos dicen que cárcel no, pero una colleja de su madre no habría estado de más.

Así se van mordiendo las colas las pescadillas tertulianas, entre bloque y bloque de publi, mientras relacionan las broncas barcelonesas con el Areopagítica de Milton. Se abordan las técnicas para extraer y romper adoquines como si fueran noticias políticas. Son expresiones del malestar, dicen, y sí lo son, pero en el mismo sentido que el running, el puenting o el barranquismo. Quien arroja adoquines contra un escaparate no está haciendo un alegato, sino quedándose a gusto, como los deportistas de riesgo. Tratarlo de antifascista o de sujeto político es tan vacuo -o hipócrita- como buscar la influencia del simbolismo francés en los versos de Hasél.

En el clásico La traición de los intelectuales, Julien Benda retrató a quienes jaleaban, comprendían y aplaudían la violencia en nombre de la política como tontos útiles de movimientos totalitarios. Era 1927 y asomaban la patita los Hitler y los Stalin. La frivolidad con que muchos intelectuales se calentaban las manos en las hogueras callejeras era para Benda una traición a su deber de iluminar y trascender. Dieron cobertura política al matonismo y prepararon el camino del desastre. Benda tiene hoy el prestigio triste de los profetas. Su libro está agotado. Animo a reeditarlo y repartirlo en las tertulias.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS