_
_
_
_

OpenAI ‘pausa’ la voz que recuerda a Scarlett Johansson en el nuevo ChatGPT tras amenazas legales de la actriz

En un comunicado, la intérprete desvela que rechazó la propuesta de Sam Altman, director ejecutivo, para darle voz a esta tecnología, y que tras descubrir que era igual que ella buscó ayuda legal. Por su parte, la compañía afirma que no “imita deliberadamente a una famosa”

Scarlett Johansson, actriz detrás de la voz del asistente virtual en Her, en una imagen del Festival de Venecia de 2019.
Scarlett Johansson, actriz detrás de la voz del asistente virtual en Her, en una imagen del Festival de Venecia de 2019.Stefania D'Alessandro (WireImage,)

OpenAI ha anunciado en un mensaje en X que “están trabajando para pausar el uso de Sky”. Sky es la voz que recordaba, en el nuevo ChatGPT, el tono de Scarlett Johansson en la película Her, donde un hombre se enamora de su asistente virtual. El mensaje, publicado de madrugada en California, incluye un post sobre cómo han escogido y entrenado las voces de actores para ChatGPT. En ese comunicado hay un párrafo sorprendente donde la compañía comenta específicamente el caso de Johansson: “Creemos que las voces de IA no deberían imitar deliberadamente la voz particular de una famosa. La voz de Sky no es una imitación de Scarlett Johansson, sino que pertenece a una actriz profesional diferente que utiliza su propia voz natural. Para proteger su privacidad, no podemos compartir los nombres de nuestros talentos de voz”.

Pero el lunes por la tarde —también hora de California— se conocían algunos de los motivos de dicha cuarentena. Quienes especulaban en redes sociales con que la pausa venía por una demanda por parte de la actriz nominada al Oscar no andaban desencaminados. No ha habido demanda, pero sí advertencias legales, como ella misma ha contado. Johansson publicaba un comunicado donde explicaba que efectivamente Sam Altman, director ejecutivo de ChatGPT, le había ofrecido el pasado septiembre contratarla para que su voz fuera parte del nuevo ChatGPT 4.0. “Me dijo que pensaba que mi voz podría consolar a la gente”, se lee en el comunicado de la actriz, difundido en X por el periodista Yashar Ali y confirmado por los publicistas de la i. “Tras largas consideraciones y por motivos personales, decliné la oferta. Nueve meses después, amigos, familia y el público en general han podido ver cómo el nuevo sistema llamado Sky suena igual que yo. Cuando escuché la demo, me quedé en shock, enfadada e incrédula de que Altman hubiera buscado una voz que sonara tan extrañamente similar a la mía que mis amigos más cercanos y los medios de comunicación no podían notar la diferencia”.

Aunque OpenAI permite conversar con voces desde septiembre de 2023, el revuelo con la voz de Sky solo llegó con la presentación del pasado lunes de su nuevo modelo, ChatGPT-40, que disminuye la latencia y permite conversaciones en tiempo real. Durante la presentación hubo algún momento donde el modelo parecía flirtear con empleados de la compañía. El propio Sam Altman publicó en X el escueto mensaje “her” durante el acto. Los paralelismos no eran casualidad ni exageración. La propia compañía los promovía. Otros empleados lanzaron mensajes sobre la película. También la actriz hablaba de ello en su comunicado: “Altman incluso insinuó que el parecido era intencional, tuiteando la palabra ‘her’, una referencia a la película en la que interpretaba la voz de un sistema de chat, Samantha, que crea una relación íntima con un humano”.

La protagonista de títulos como Lost in Translation y La joven de la perla sigue dando explicaciones al respecto y desvela que sus abogados le dieron un aviso a Altman que le hizo recular: “Dos días antes del lanzamiento de la demo de ChatGPT 4.0, Altman se puso en contacto con mi agente, pidiéndome reconsiderarlo. Antes de que pudiéramos hablar, el sistema ya estaba en el aire. Como resultado de dichas acciones, me vi obligada a contratar asesores legales que le escribieron dos cartas al señor Altman y a OpenAl, exponiendo lo que habían hecho y pidiéndoles que detallaran el proceso exacto por el cual crearon la voz Sky. Como consecuencia de ello, OpenAl aceptó a regañadientes retirar la voz Sky”.

Johansson continúa en su escrito: “En una época en la que todos nos enfrentamos a los deepfakes y a la protección de nuestra propia imagen, de nuestro trabajo y de nuestra identidad, creo que estas son cuestiones que merecen una claridad absoluta. Espero una resolución con la mayor transparencia, así como la aprobación de una legislación adecuada que ayude a garantizar la protección de los derechos individuales.”

Por su parte, OpenAI explica en su comunicado que empezaron a buscar actores y actrices para sus voces a principios de 2023. La personalidad de los elegidos debía incluir al menos todos estos rasgos: “Distintos orígenes o que pudieran hablar varios idiomas, voz que parezca atemporal, que inspire confianza, que sea cálida, atractiva, que sea carismática, con un tono rico y fácil de escuchar”.

La compañía recibió 400 propuestas. Los candidatos debieron grabar varias frases y conversaciones y se les explicó exactamente para qué eran. También explican que la remuneración fue alta: “Cada actor recibe una compensación por encima de las tarifas del mercado, y continuará siendo así mientras sus voces se usen en nuestros productos”.

El pasado verano grabaron ya en persona en San Francisco sus voces para ChatGPT. De cara al nuevo modelo presentado la semana pasada, las cinco voces escogidas continuaron colaborando con nuevo material. El comunicado no da ningún otro detalle de qué ocurrirá con la voz Sky, más allá de que habrá “más opciones”: “De cara al futuro, habrá aún más opciones, ya que planeamos introducir nuevas voces en ChatGPT para adaptarnos mejor a los diversos intereses y preferencias de los usuarios”.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_