Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google envió por error vídeos privados a otros usuarios

El gigante de Internet asegura que el problema afectó solo al 0,01% de quienes usaron sus servicios durante los días que se produjo la incidencia, del 21 al 25 de noviembre de 2019

Dos personas, delante de la sede de Google en Mountain View (California) en diciembre de 2016.
Dos personas, delante de la sede de Google en Mountain View (California) en diciembre de 2016. GETTY

El gigante de Internet Google ha alertado este martes de que envió por error vídeos privados de internautas a otros usuarios que no son sus propietarios, aunque ha asegurado que el problema afectó solo a un 0,01% de quienes usaron sus servicios durante los días en que se produjo la incidencia. Según ha informado la compañía de Mountain View (California, EE UU), un gusano informático en su servicio de descarga de datos personales Google Takeout fue el responsable del fallo, que tuvo lugar entre el 21 y el 25 de noviembre del año pasado.

Durante esas fechas, algunos internautas que descargaron sus datos personales a través de Takeout también recibieron vídeos que otros usuarios habían colgado en su cuenta de Google Photos, diseñada para funcionar como un almacén digital de vídeos y fotografías. "Estamos informando a la gente sobre un gusano informático que podría haber afectado a quienes usasen Google Takeout para exportar el contenido de Google Photos. Estos usuarios pueden haber recibido archivos incompletos o vídeos —no fotografías— que no son suyos", han apuntado desde el gigante de Internet.

La compañía que dirige Sundar Pichai ha asegurado que desde entonces ha solucionado el problema y que ha llevado a cabo un "análisis en profundidad" para evitar que algo así vuelva a suceder. "Sentimos mucho que esto haya ocurrido". La única cifra que Google ha ofrecido es la del 0,01% de usuarios afectados, sin detallar números absolutos de cuántos internautas recibieron vídeos ajenos o cuántos internautas vieron cómo sus vídeos eran distribuidos sin su autorización.

La empresa del buscador online más usado del mundo se halla, junto a Facebook, en el punto de mira de reguladores y organizaciones de derechos civiles en todo el mundo por su gestión de la privacidad de los usuarios, un problema que puede acrecentar este nuevo episodio. El negocio de ambas compañías se basa en recolectar tantos datos como sea posible sobre los internautas para luego ofrecer espacios publicitarios a los anunciantes lo más específicos y detallados posible, lo que constituye una fuente de conflictos permanente entre la protección de la información y la mayor fuente de ingresos de la empresa.

El pasado septiembre, por ejemplo, YouTube, la web de vídeos propiedad de Google, acordó pagar en EE UU una multa de 170 millones de dólares (154 millones de euros) y realizar cambios en su política de privacidad de los datos de usuarios menores de edad para resolver las demandas que acusaban a la web de vídeos de recoger información personal de los niños con fines publicitarios sin el consentimiento de los padres. La cantidad total acordada correspondió a dos multas, una de 136 millones impuesta por la Comisión Federal del Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) y otra de 34 millones por la Fiscalía General de Nueva York, que acusaron a YouTube de violar la normativa federal de protección de la privacidad de los menores en Internet. Se trató de la mayor multa civil impuesta hasta la fecha por la FTC en un caso relacionado con la protección de la privacidad de menores. Pero es una cantidad mucho menor que los 5.000 millones de dólares impuestos por el mismo organismo a Facebook el pasado mes de julio en otro caso de violaciones de privacidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información