¿Al pueblo de vacaciones o a teletrabajar? Pistas para una mejor conexión desde zonas rurales

Las principales operadoras ofrecen mapas de cobertura actualizados constantemente para no llevarse sorpresas

Una joven accede a Internet en el ordenandor del Telecentro de Molinos de Duero (Soria).
Una joven accede a Internet en el ordenandor del Telecentro de Molinos de Duero (Soria).VÍCTOR SAINZ

Con la incertidumbre que impone la tiranía del coronavirus muchos españoles han optado estas vacaciones por un destino seguro y económico: un pueblo. Otros tantos han aprovechado las posibilidades que ofrece el teletrabajo para desplazarse también a las zonas rurales. La geografía española cuenta con muchos y muy variados destinos en los que aislarse y desconectar, pero... ¿Y si se necesita seguir enganchado a Internet? No existen los milagros y en ocasiones la conexión será muy complicada. A continuación ofrecemos algunas pistas que pueden ayudar a disfrutar de la tranquilidad de un pueblo sin renunciar al trabajo remoto, a las redes sociales o a los canales de televisión en streaming.

Consultar (al detalle) los mapas de cobertura 4G

No hay que llevarse a engaño: la alternativa más segura será siempre confiar en la conexión de datos de uno mismo para no correr riesgos, sobre todo si lo que se pretende es trabajar de forma remota. Aunque España cuenta con una amplia red móvil, alcanzando al 90% de la población en conexión mediante 4G, es muy recomendable comprobar la cobertura del destino en el que se va a pasar las vacaciones. Los operadores ofrecen mapas de cobertura (Movistar, Vodafone, Orange, Masmóvil) actualizados constantemente y con los que se puede comprobar con certitud si el destino vacacional tendrá cobertura o no. Es muy importante escribir la dirección de la calle en la que nos alojaremos puesto que algunas ubicaciones en los pueblos pueden tener alguna sombra en la señal, sobre todo si se trata de una zona montañosa.

En lo que respecta a la cobertura, los operadores españoles han superado con nota el exigente reto del confinamiento mejorando tanto la cobertura como la señal: “Se ha reforzado la cobertura de red móvil para atender el incremento de demanda de datos durante los meses de verano en los destinos habituales y en municipios que requieren de un tratamiento especial, según la distribución de los clientes como respuesta a la nueva normalidad, para asegurar la mejor experiencia de usuario para todos”, confirman a EL PAÍS desde Vodafone.

Contratos específicos de segunda residencia

Quienes dispongan de una segunda vivienda en un pueblo y estén abonados a algunos de los productos integrados de los principales operadores, pueden beneficiarse de las ventajas de productos específicos para esta circunstancia que ahorran la contratación de una línea completa. Los packs segunda residencia son una extensión del contrato principal que permiten trasladar la potencia y ventajas de la red contratada en el hogar a un precio más reducido. “Son como el afluente de un río principal”, explican desde Telefónica, pero a un precio más ventajoso que el derivado de llevar a cabo una nueva instalación. El operador permite la conexión mediante fibra o 4G en función de la cobertura de la segunda residencia.

Vodafone ofrece un producto muy similar, aunque en este caso sin línea fija, ya que su router se basa en la conexión 4G y es auto instalable. La ventaja del pack de este operador es que, pese a basarse en la red móvil, no comparte datos con la línea principal, con lo que se puede utilizar de forma indiscriminada en el domicilio vacacional.

Investigar antes la Wi-fi de los alojamientos

Los que hayan optado por un hotel o casa rural este verano pueden comprobar si el alojamiento contratado ofrece una conexión a Internet inalámbrica previamente antes de iniciar el viaje. Por desgracia, la conexión Wi-fi en estos establecimientos no siempre es la óptima y en muchas ocasiones llega a ser inexistente. ¿Qué hacer en estos casos? Si bien no hay garantías de un correcto funcionamiento de la red inalámbrica hasta que no se compruebe en destino, una buena opción puede ser buscar entre las críticas en redes de viaje como Tripadvisor (o la propia Booking) las menciones a Internet entre los anteriores viajeros.

Una aplicación con miles de contraseñas

Quienes quieran conectarse a Internet en el periodo estival de forma ocasional y sin necesidad de comprometerse a pagos adicionales, siempre pueden recurrir a conectarse a redes ajenas y aprovechar ese café o cerveza para actualizar las redes sociales o enviar correos electrónicos. La aplicación social WiFi Map recoge las contraseñas de miles de conexiones inalámbricas de todo el mundo y son muy altas las posibilidades de que el establecimiento en el que nos encontramos se encuentre entre ellas. La app lo que hace es ahorrar al usuario el inconveniente de molestar al camarero preguntando por la clave Wi-fi o, mejor aún, ir sobre seguro a los locales que se tenga la certeza de contar con una conexión inalámbrica abierta y operativa.

Este servicio ofrece la posibilidad, además, de contratar una eSIM de forma temporal para contar con datos cuando se viaja al extranjero y sin necesidad de salir de la aplicación.

Compartir Internet desde el móvil

Los que no se quieran complicar la vida siempre pueden optar por el recurso de compartir la conexión a Internet del móvil, una función soportada de forma nativa por Android y los iPhone y que convierte a estos dispositivos en routers a los que conectarse desde ordenadores, tabletas y cualquier otro dispositivo que requiera de una conexión a Internet. Lógicamente, se consumen los datos contratados con la línea principal, pero los principales operadores han previsto esta circunstancia y por lo general ofrecen paquetes extras de datos sin compromiso de permanencia y sin necesidad de datos de baja.

Más información

Lo más visto en...

Top 50