LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

España probará su ‘app’ de rastreo de contagios con un simulacro de rebrote en La Gomera

El ensayo se realizará entre el 29 de junio y el 13 de julio y el despliegue definitivo, si todo va bien, no se prevé hasta septiembre u octubre

Una mujer entrena por el paseo marítimo de la playa de San Sebastián, en La Gomera.
Una mujer entrena por el paseo marítimo de la playa de San Sebastián, en La Gomera. INMA FLORES

España probará su app de rastreo de contagios en la isla canaria de La Gomera desde el 29 de junio hasta el 13 de julio. El Gobierno pretende reproducir en esos 15 días un rebrote ficticio para ver si la app responde bien. Si eso ocurre, sería “un gran éxito” que el despliegue definitivo estuviera a punto para “septiembre u octubre”, según han contado fuentes de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial en un encuentro virtual con periodistas este martes.

La aspiración es lograr 3.000 descargas entre los 22.000 habitantes de La Gomera. Una vez que esos ciudadanos lleven su app en el móvil, el piloto generará 300 positivos falsos entre ellos para medir la eficacia de la aplicación, que funciona con un sistema de bluetooth. La activación de esos 300 positivos ficticios debería provocar que dentro del grupo de ciudadanos con la app, un pequeño porcentaje recibiera una alerta por haber estado cerca de un contagiado. Entonces debería ponerse en contacto con las autoridades sanitarias según el protocolo que prevea el Gobierno de Canarias.

Indra es la empresa que ha recibido el encargo de desarrollar la app y el proyecto piloto. La aplicación será de código abierto y parte del trabajo viene ya hecho desde Suiza por un equipo que lidera la ingeniera española Carmela Troncoso: “España tiene suficiente conocimiento digital para hacerlo por nosotros mismos. Además vamos a aprovechar una parte de código abierto de DP-3T y todo lo que hagamos será también open source. La app final será también en abierto”, han dicho las mismas fuentes oficiales. El contrato suscrito por el Gobierno con Indra ha sido por valor de 330.000 euros y se ha aprobado por el procedimiento de emergencia.

Alemania lleva más de 12 millones de descargas de su aplicación justo una semana después de su lanzamiento. Los pocos positivos que hay estos días en Alemania dificultan saber cómo funciona el sistema de bluetooth. El proyecto piloto español quiere comprobar precisamente el valor de una herramienta de rastreo en un entorno de rebrote acusado. Ningún país del mundo ha vivido un escenario similar. Ni siquiera Singapur, primer país que probó este método, probó una que funcionara bien en los móviles de los ciudadanos en un entorno de muchos contagios. Su eficacia a escala sigue siendo un misterio

Como Alemania pero con menos descargas están países como Italia, Francia, Suiza, Dinamarca o Letonia. La app española no llegará a la temporada de turismo, “aunque en España hay turismo todo el año”, han querido destacar las mismas fuentes oficiales.

La Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial atribuye el retraso español a la “prudencia” y a “ver qué hacían los demás”. “No se trata de una carrera para ver quién llega primero, sino mejor”, insisten fuentes oficiales.

Uno de los objetivos españoles era la interoperabilidad entre apps y países. Al final, la mayoría de países opta por un modelo descentralizado, con lo que el funcionamiento de las aplicaciones más allá de las fronteras está casi garantizado. El único gran país europeo que, de momento, insiste en una opción distinta a la propuesta de Apple y Google es Francia. El Reino Unido acabó desistiendo la semana pasada.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50