Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Influencers’ de armas: la estrategia de los fabricantes para promocionarse en redes sociales

Instagram prohíbe cualquier anuncio que promueva el uso, la venta o el intercambio de pistolas y otras herramientas

La influencer de 30 años Rita Pearl posa con un arma, en una imagen cedida por ella misma.
La influencer de 30 años Rita Pearl posa con un arma, en una imagen cedida por ella misma.

Basta echar un vistazo a Instagram para ver cientos de publicaciones de influencers en restaurantes de asombro, de vacaciones en entornos paradisíacos, con ropa de diferentes marcas y con productos de belleza. También hay quienes promocionan videojuegos, deportes o estilos de vida. E incluso existen influencers de productos más polémicos como las armas. Los fabricantes han encontrado en mujeres jóvenes una forma de evadir las restricciones que impiden que empresas armamentísticas se publiciten en redes sociales.

Instagram asegura evaluar cada anuncio antes de hacerlo público en la plataforma. “No permitimos anuncios que promuevan la venta o el uso de armas, municiones o explosivos. Esto incluye anuncios de accesorios de modificación de armas”, afirman fuentes de la compañía. La empresa utiliza inteligencia artificial para detectar el contenido que puede violar sus políticas. Se analizan tanto los enlaces como la página de destino, las imágenes y el mensaje.

Además de pistolas, tampoco es posible publicitar gas pimienta, cuchillos que no sean de cocina o pistolas de paintball. Pero si el público objetivo de un anuncio tiene más de 18 años, las marcas pueden promocionar objetos como visores, miras, linternas acoplables para armas de fuego, ropa militar o fundas. La red social también consiente las publicaciones de armas siempre que no estén relacionadas con la venta privada o el intercambio de armas de fuego por parte de particulares.

En este contexto, muchas compañías han encontrado en las influencers de armas una oportunidad para publicitarse y llegar a grandes audiencias. Por ejemplo, Gunship Helicopters , una compañía en Las Vegas donde se pueden disparar armas desde un helicóptero, hace sesiones de fotos y vídeos a mujeres jóvenes con miles de seguidores en el campo probando sus servicios.

Estas influencers suelen ser defensoras del derecho a portar armas que posan con pistolas de todos los tamaños. Algunas son deportistas, otras amantes de la caza y otras se empezaron a interesar por las armas tras ser víctimas de algún episodio violento. Todas ellas acumulan miles de seguidores. Charissa Littlejohn tiene más de 390.000 seguidores; Liberte Austin, más de 220.000; Lauren Young, más de 190.000; y Kimberly Matte, más de 85.000.

El perfil de esta última usuario está repleto de fotografías en las que posa con armas grandes. “God Bless America! Happy 4th of july”, afirma en una publicación en la que porta un gran rifle y viste un bañador con un estampado de la bandera de Estados Unidos y unas botas altas rojas. La foto tiene más de una decena de etiquetas a cuentas en las que se pueden encontrar fotografías de este estilo. Entre ellas, america.guns.girls.freedom, girlsgunsunlimited o girlswith_guns.

Rita Pearl, en otra imagen cedida pro ella. ampliar foto
Rita Pearl, en otra imagen cedida pro ella.

Austin también comparte fotografías de este tipo. En una de ellas, aparece durmiendo con un pijama de la bandera de Estados Unidos y muchas armas detrás. La publicación cuenta con el siguiente texto: “Foto de mí durmiendo tranquilamente”. E incluso posa con una niña que también porta una pistola. “Lo obtuve de mi mamá”, explica un texto en la foto publicada en el día de la madre.

Igualmente, Littlejohn muestra sus armas junto a los animales de peluche de su hijo y afirma en su cuenta que no puede esperar para enseñarle a disparar. Unas semanas antes de su nacimiento, publicó una foto de unas zapatillas de bebé junto a las mismas Converse de ella y su pareja. Podría tratarse de cualquier post prenatal si no fuera porque las zapatillas del pequeño estaban rodeadas por cuatro pistolas. "Incluso obtuve una para @babyyygat cuando llegue ...", escribió al respecto.

Más hombres con armas

Estados Unidos es un país con 326 millones de habitantes y 393 millones de armas según la encuesta de 2018 sobre armamento ligero Small Arms Survey. Poseerlas es un derecho contemplado en la segunda enmienda de la Constitución. Pese a que la mayoría de influencers de armas en Instagram son mujeres, estas herramientas son principalmente propiedad de los hombres de EE UU. Según datos recopilados en 2017 por el Pew Research Center, el 62% de los propietarios de armas en este país eran hombres, y alrededor de las tres cuartas partes de esos hombres poseían más de una arma.

Rita Pearl, una mujer hispana de 30 años que vive en California, también comparte frecuentemente con sus 53.000 seguidores publicaciones de este tipo en Instagram: desde vídeos en los que carga armas y dispara a diferentes objetivos hasta fotografías posando con grandes rifles. Asegura hacerlo para inspirar a otras mujeres y considera que las armas de fuego son un deporte y una herramienta de defensa. “Ser una persona influyente para los productos de belleza, los viajes o la moda se basa más en el orgullo que en la adrenalina o la seguridad. Disfruto de los productos de belleza y me gusta maquillarme, pero si voy a influir en las mujeres, prefiero tratar sobre la seguridad con las armas porque enseñar cómo maquillarse no les salvará la vida”, explica a EL PAÍS.

Tanto los hombres como las mujeres citan la protección como una razón para poseer un arma de fuego a tasas aproximadamente iguales, según el Pew Research Center. Pero el 27% de las mujeres que tienen pistolas afirman que esta es la la única razón por la que poseen una —frente al 8% de los hombres—.

En los últimos años se ha producido en EE UU una creciente presión social para que se restrinja el comercio de armas. La probabilidad de morir a tiros en Estados Unidos es 24 veces mayor que en España y 100 veces mayor que en Japón. Desde el inicio del siglo XXI se han perpetrado más de 200 tiroteos en institutos y colegios de primaria y secundaria de Estados Unidos a los que han estado expuestos algo más de 200.000 estudiantes, según información recabada por el diario The Washington Post y por este periódico. Existen diversos estudios que vinculan una normativa restrictiva con un descenso del número de homicidios y asesinatos de niños.

En promedio, una mujer es asesinada a tiros en una disputa por violencia machista cada 16 horas en los EE UU, según recogen diferentes medios citando a Associated Press. En este contexto, es habitual que los fabricantes de armas y algunos defensores de la segunda enmienda animen a mujeres a comprar pistolas para defenderse.

Es el caso de Pearl, que está convencida de que “no permitir armas de fuego hace felices a los delincuentes porque saben que no puedes defenderte”: “No abogo por la violencia y no está bien matar personas, pero no está bien ser una víctima. Un arma de fuego es para disuadir a las personas malas de cometer más delitos”. Además, considera que al prohibirlas “se crea un mercado negro y hace que las multitudes, las pandillas y los carteles ganen mucho dinero”.

Control de Instagram

En algunas ocasiones, Instagram no ha permitido a Pearl la publicación de algunas de sus fotografías. La influencer explica que al intentar contactar con la compañía cuando esto ha ocurrido, no ha obtenido respuesta al respecto.

Existen compañías de armas que también encuentran dificultades a la hora de publicar contenidos o anunciarlos. Liberty Safe vende cajas de seguridad para armas. Antes solían publicar fotos de sus cajas fuertes abiertas con armas dentro, pero cuando intentaban promocionarlas, Instagram les denegaba el anuncio. Ahora, publicitan las mismas cajas pero cerradas con muchas influencers delante sosteniendo grandes rifles. Y contactan con influencers. Austin recibió una caja de unos 4.000 dólares de forma gratuita a cambio de una serie de publicaciones de Instagram, según ha relatado a la web de noticias Vox.

Esta influencer ha contado al mismo medio que suele cobrar alrededor de 175 dólares por publicación. Existen decenas de influencers de armas que viven de manera parcial o completa de sus publicaciones en Instagram, tal y como ha comprobado Vox. Sin embargo, otras como Pearl aseguran no cobrar por publicar sus fotografías: “No estoy patrocinado por ningún fabricante de armas de fuego. Tampoco hay respaldo de un partido político. No estoy promoviendo la venta de armas de fuego. Estoy promoviendo la importancia de la seguridad de las armas de forma gratuita y el derecho a portar armas”.

La gran mayoría de estas influencers no solo publican fotografías portando armas de fuego. Por ejemplo, Austin también patrocina suplementos de proteínas o kits de blanqueamiento dental. Entre las publicaciones en las que Pearl aparece disparando a diferentes objetivos, también cuenta con fotografías con caballos, montando en quad, disfrutando con sus amigos e imágenes similares a las que podría compartir cualquier tipo de influencer en la red social.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información