Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Samsung retrasa el lanzamiento del Galaxy Fold en todo el mundo

Varios periodistas estadounidenses han detectado fallos en la pantalla del móvil plegable

Imagen de la presentación del Fold, en San Francisco, en febrero. En vídeo, así es el móvil de Samsung.

Samsung ha retrasado el lanzamiento de su nuevo móvil estrella, el Samsung Galaxy Fold, según ha adelantado The Wall Street Journal y ha confirmado la compañía a EL PAÍS. Esta decisión llega solo unos días después de que varios periodistas estadounidenses hayan tenido problemas con las pantallas de los smartphones cedidos por el fabricante surcoreano. Samsung pretendía sacar su primer móvil plegablea la venta en varios países de Europa, entre ellos España, el próximo 3 de mayo. En Estados Unidos y Corea, el Galaxy Fold tenía previsto su estreno comercial esta semana. La compañía anunciará en las próximas semanas la nueva fecha oficial de lanzamiento del dispositivo.

La marca surcoreana ha decidido posponer el lanzamiento para poder analizar en detalle los comentarios de los periodistas que ya han probado el dispositivo y realizar más pruebas internas. "Muchas de las personas que han probado este nuevo dispositivo han destacado su gran potencial pero algunos también nos han indicado que necesita algunas mejoras adicionales para garantizar la mejor experiencia de usuario posible", afirma la compañía.

Los fallos en las pantallas de algunos dispositivos podrían deberse a impactos en las áreas más expuestas de la bisagra, en su parte superior e inferior, tal y como se explica en un comunicado. En uno de los casos, la compañía ha encontrado sustancias dentro del dispositivo que han afectado al rendimiento de la pantalla. "Vamos a adoptar las medidas oportunas para reforzar la protección de la pantalla y mejoraremos la guía sobre el cuidado y uso de la misma, incluida la capa protectora, para que nuestros clientes obtengan el máximo rendimiento de su Galaxy Fold", ha afirmado Samsung.

La empresa ya había anunciado este lunes por la mañana la cancelación de los eventos de presentación del Galaxy Fold en todo el mundo. La compañía había convocado el próximo miércoles 24 de abril a los medios españoles para mostrarles su nuevo smartphone plegable, cuyo precio en España rondará los 2.000 euros. El evento “queda pospuesto”, según ha confirmado Samsung a este periódico, aunque no ha concretado la fecha a la que ha sido aplazado. “Samsung está trabajando para asegurar que todos sus dispositivos ofrecen la mejor experiencia de cliente y la mejor calidad en el momento de ponerlos a la venta”, ha explicado la compañía.

“No puedo recomendar que alguien compre esto hasta que sepamos qué pasa con estas pantallas rotas”, afirma un periodista en su reseña

La cancelación de eventos de lanzamiento se ha producido también en China. Richard Lai, redactor jefe de Engadget en el país asiático, ha confirmado en su cuenta de Twitter que los eventos planificados en Hong Kong y Shanghai, que se iban a celebrar este martes y miércoles, también han sido pospuestos.

Todo apunta a que este cambio viene motivado por las críticas que ha recibido el dispositivo después de ser cedido a periodistas y youtubers. El smartphone tiene dos pantallas: una externa de 4,6 pulgadas, pensada para ser usada cuando el móvil esté cerrado, y otra interna de 7,3 pulgadas, que transforma el móvil en una pequeña tableta. A al menos cuatro dispositivos cedidos a los medios les ha fallado la pantalla interna. Pero sus casos son completamente distintos.

The Verge ha puntuado el teléfono plegable con un cuatro sobre 10. El titular de su reseña es “sueño roto”. Pero lo que realmente acabó roto fue la pantalla del terminal de prueba que le facilitó al periodista Dieter Bohn la compañía. Le salió un pequeño bulto en el pliegue de la pantalla por lo que tuvo que devolver el terminal a la empresa para que lo examinara y le enviara otra unidad de prueba. “No puedo recomendar que alguien compre esto hasta que sepamos qué pasa con estas pantallas rotas”, afirma en su artículo.

Al igual que este medio, también tuvieron problemas con la pantalla periodistas especializados en tecnología de medios como la CNBC o Bloomberg y el youtuber Marques Brownlee. “Durante mi segundo día de prueba, la pantalla comenzó a parpadear y se apagaba y encendía a un ritmo rápido. Se volvió completamente inutilizable y, a veces, no se encendía en absoluto”, explica Todd Haselton, de la CNBC. El periodista considera en su reseña que “no es un producto listo para los compradores de teléfonos de hoy”.

Mark Gurman, editor de Bloomberg, y el youtuber de tecnología Marques Brownlee retiraron la capa superior de la pantalla. Pensaban que se trataba de un protector como el que incluyen muchos fabricantes en algunos de sus terminales a estrenar. Pero al hacerlo, la pantalla dejó de funcionar. Samsung afirma que no hay que retirar esa capa bajo ninguna circunstancia.

El fabricante surcoreano está revisando los Galaxy Fold que han fallado. La compañía asegura que el terminal está pensado para poder ser abierto y cerrado sin ningún problema al menos en 200.000 ocasiones. Cada usuario desbloquea el móvil unas 100 veces al día, según estima un empleado de la compañía: “El teléfono, por lo tanto, duraría unos cinco años”.

Los problemas técnicos del móvil ponen en duda a toda la industria de pantallas flexibles en un momento en el que cada vez más compañías apuestan por dispositivos con grandes pantallas que se doblan para ocupar menos espacio en el bolsillo. Royole ya comercializa su móvil flexible FlexPai en China y Huawei ha anunciado su modelo Huawei Mate X. Compañías como Apple, Sony, Lenovo y Google han registrado solicitudes de patentes para un posible desarrollo de este tipo de dispositivos.

La historia se repite

La historia del Galaxy Note 7 se repite. No es la primera vez que Samsung se enfrenta a un problema público de calidad de sus dispositivos. En octubre de 2016, el fabricante surcoreano se vio obligado a anunciar el fin de la producción y venta del Galaxy Note 7, que entonces era su terminal estrella de gama alta. La compañía retiró más de tres millones de aparatos de diez mercados cuando surgieron las primeras quejas en septiembre de 2016 de que las baterías de litio explotaban o se incendiaban. A consecuencia de la crisis, Samsung registró unas pérdidas de más de 5.000 millones de dólares, y perdió 15.000 millones de dólares de su valor en Bolsa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información