Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un botón del pánico, encontrar al perro de Julia Roberts y otras acciones vecinales de tecnología

Varias iniciativas intentan recuperar el carácter social de las redes y promover actuaciones comunitarias de seguridad y servicios

Fotograma de una campaña del Gobierno sobre violencia machista.
Fotograma de una campaña del Gobierno sobre violencia machista.

Las redes sociales nacieron para facilitar el contacto con la comunidad. Sin embargo, su proliferación ha hecho que las compañías que las crearon hagan negocio con los datos de los usuarios. Varias iniciativas vecinales intentan revertir la situación y aprovechar la tecnología para volver a los orígenes. Es el caso de un botón del pánico que promueve una mujer catalana, Nextdoor una aplicación para impulsar la vida de barrio y que permitió a la actriz Julia Roberts encontrar a su perro, o el grupo de Facebook creado por vecinos de Motril para organizar patrullas vecinales de vigilancia.

Natalia Crespo se encontró con una situación “incómoda” una noche de vuelta a casa por la actitud machista y violenta de un grupo de hombres. La situación no llegó a más, pero en ese momento, le habría gustado contar con apoyo, sentirse arropada y acompañada. De ahí surgió la idea de FridaShield (El escudo de Frida), una aplicación que pretende ser un botón del pánico que permita no sólo avisar a los servicios de seguridad sino a cualquier miembro de la comunidad que se encuentre en un radio de 250 metros.

“Además de un botón del pánico, es una aplicación que pretende establecer una comunidad de soporte orientada a las mujeres. Permitiría actuar en caso de necesidad y también hacer un seguimiento de cualquier incidente y contar con un grupo de ayuda y apoyo después”, explica Crespo.

La idea, presupuestada en 72.390 euros y para la que se ha puesto en marca una campaña de financiación colectiva a través de Gofundme, consiste en desarrollar un programa para el teléfono móvil que alerte a los servicios de seguridad ante una situación amenazante y también a los vecinos del entorno para que puedan ayudar mientras llega la policía. Un equipo de FridaShield permanecería en alerta y prestaría apoyo a la usuaria durante y después del incidente.

Natalia Crespo.
Natalia Crespo.

Crespo afirma que la propuesta ha tenido una buena acogida entre los padres de alumnas adolescentes preocupados por los trayectos de éstas de vuelta a casa tras las clases o por las noches. La aplicación sería gratuita y el dinero recaudado por la fórmula de financiación colectiva serviría para crear la aplicación y el equipo de asistencia. “No hay interés económico”, afirma Crespo para descartar cualquier ánimo de lucro con la aplicación o con los datos de sus usuarios.

Existen programas similares, como Heyhoods, que comunican nombre, ubicación, hora y necesidades a los usuarios de la comunidad e caso de emergencia. FridaShield pretende dar un paso más y que los usuarios mantengan el contacto no solo durante la emergencia sino también tras la misma, así como colaborar en advertencias preventivas sobre zonas o situaciones de riesgo.

En India, el Gobierno ha obligado a que todos los móviles que se vendan tengan un botón del pánico vinculado al GPS que alerte a la policía y a los familiares seleccionados de una persona que se encuentre en peligro.

Servicios de taxi como Uber y Ola lo incluyen en este país. Además, la Alianza para las Normas de los Móviles dispone de la aplicación I Feel Safe (Me Siento Segura) que activa una alarma al pulsar cinco veces el interruptor de encendido en cualquier móvil, aunque esté bloqueado. Esta función también está disponible en algunos relojes inteligentes, que avisan a las personas elegidas al pulsar varias veces consecutivas uno de los botones.

También ha llegado a España Nextdoor, una plataforma fundada en Silicon Valley (EE UU), gratuita y disponible para móviles y web que permite a los vecinos conocerse, hacer preguntas, buscar profesionales, convocar reuniones, pedir prestado o intercambiar consejos y recomendaciones “, según informa la compañía. Nextdoor también está disponible EE UU, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, Países Bajos y Australia.

Entre los usuarios de Nextdoor se encuentra la actriz Julia Roberts, quien encontró a su perro Major gracias a la colaboración de un usuario de la aplicación en Malibú. Igualmente, el jugador de rugby galés Jonathan Davies ayudó con su vehículo a vecinos afectados por una tormenta de nieve tras ver un aviso en este programa.

Hay otros casos de organización vecinal a través de redes sociales. Ha sido el caso de la página de Facebook Patrulla Vecinal Motril, creada por la empresaria Ana Rubia tras haber sufrido varios robos en su negocio. “Ante la situación que atraviesa nuestra ciudad , el aumento de vandalismo , robos , delincuencia …. Nuestra página será una ventana de comunicación entre vecinos de Motril y anejos . Donde compartir avisos de los que podamos poner en alerta a nuestros vecinos de hechos acontecidos en nuestras calles . Nuestra página actuará como si se tratara de una Patrulla vecinal a pie de calle , nuestro fin es poder protegernos unos a otros”, escribió la comerciante. A su llamada se han unido 1.500 personas y ha llamado la atención de la junta de seguridad local, que se ha reunido con ella.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información