Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La eterna muerte del PC (que nunca llega)

El actual líder del mercado, Lenovo, intenta sortear las sombras del futuro sobre el ordenador personal, que sigue reinventándose

Nuevo cuartel general de Lenovo en Beijing, inaugurado en octubre, con un juego de letras en el cartel principal.
Nuevo cuartel general de Lenovo en Beijing, inaugurado en octubre, con un juego de letras en el cartel principal.

La del PC es una las muertes más esperadas del sector tecnológico. Pero se resiste. Su falta de innovaciones notables y el impacto sobre todo de los móviles pero también de las tabletas la ha convertido en un sector en lenta caída en la última década. Pero su deterioro no es definitivo: "Aún es una industria muy decente", dice Yang Yuanqing, presidente ejecutivo de Lenovo en una sesión de preguntas y respuestas con periodistas europeos en la nueva sede de la compañía en Pekín (China). "Es estable por volumen y crece algo por ingresos [en el último trimestre]. Es una industria de 200.000 millones y no es fácil encontrar una igual", añade.

La utilidad de los ordenadores de mesa y los portátiles hace que su extinción se alargue por motivos muy distintos. La renovación del sistema operativo alargará este ciclo. La actualización de empresas a Microsoft 10 mantendrá la buena salud "un par de años más", según Yang.

Lenovo fue el líder mundial en el sector en el último trimestre, seguido de sus competidores habituales, HP y Dell. La empresa con sede en China prepara desde hace años la diversificación de su pilar principal. "Somos sobre todo una compañía de dispositivos", explicó Yang, pero "queremos reforzar nuestras capacidades de servicio". La compañía apuesta por todos los ámbitos que hoy ofrecen opciones serias de futuro: su rama de móviles Motorola, versiones propias de tabletas, los centros de datos, la inteligencia artificial, la realidad virtual y aumentada o el internet de las cosas son solo algunos de los múltiples brazos de Lenovo hoy.

Las dudas hoy para el futuro de una empresa china global no se reducen a su capacidad de competir con sus rivales, sino al clima político internacional: "Nos hemos beneficiado de la globalización. Deseamos que la globalización de China continúe y creo que lo va a hacer", dice Yang acerca del conflicto comercial entre el gobierno de Donald Trump en Estados Unidos y el de Xi Jinping en China.

Es una industria de 200.000 millones y no es fácil encontrar una igual"

Las suspicacias no son solo entre presidentes. Lenovo compró en 2004 la rama de PC de IBM. En su momento, fue una bomba. Era por un lado la confirmación de que China consolidaba su crecimiento y que la globalización permitía que una empresa de un país emergente se hiciera con una de las grandes norteamericanas. ¿Sería posible en el clima actual una compra similar? "No puedo decirlo, pero ese sería mi deseo", según Yang.

La batalla comercial

La batalla comercial es solo uno de los frentes que afecta a Lenovo. Como empresa basada en la capital de China, las sospechas de que sus acuerdos y tecnología sirva en el fondo al Gobierno chino es algo aceptado hoy. Una empresa rusa de ciberseguridad o una compañía china de infraestructuras como Huawei ven prohibida su actividad en sectores estratégicos por sus posibles relaciones con los gobiernos de sus países.

Lenovo no se vio afectado por la acusación lanzada por un largo reportaje de Bloomberg sobre un presunto chip de espionaje colocado en hardware destinado a compañías como Amazon y Apple -que negaron rotundamente cualquier tipo de filtración. Yang se mantiene al margen de cualquier comentario sobre el Gobierno chino. Preguntado por EL PAÍS por su postura ante las crecientes acusaciones contra los líderes chinos por su uso de la tecnología para presuntamente vigilar mejor a la ciudadanía, Yang se limitó a decir que Lenovo "hace todo lo que puede por cumplir todas las leyes de los países en los que trabaja".

Yang defiende que Lenovo es una empresa global y prueba de ello son los extranjeros que conforman equipos directivos, pero los nuevos cuarteles generales, inaugurados en octubre de 2018, están junto a gigantes de internet chinos como Baidu, Tencent, Sina o Netease.

La imagen del cuartel tiene un aire moderno de tecnológica en Silicon Valley pero le sobra algo de seriedad típica de un fabricante de dispositivos y le falta un poco de su aparente libertad y despreocupación.

Un ejemplo del esfuerzo de Lenovo por innovar en mercados nuevos es su tecnología para los supermercados sin cajeros. A diferencia de las tiendas que Amazon ha abierto en Seattle y donde la app detecta la entrada del cliente y las cámaras en los pasillos van anotando lo que recoge y no hay ningún tipo de check out a la salida, Lenovo ha optado por otro modelo: la entrada es con reconocimiento fácil a través de la app local WeChat y la salida se hace mediante la entrada en una cabina donde un sensor detecta unas etiquetas enormes que empleados han debido colocar en cada producto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información