Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un dispositivo para nostálgicos de la máquina de escribir

Freewrite Traveler se concentra solo en la función de escritura, usa una tinta electrónica que reduce la fatiga visual y cuenta con una batería que dura cuatro meses

Una joven utiliza la máquina de escribir electrónica / En vídeo, llega el Freewrite Traveler

Vivimos avasallados por las notificaciones, esos pitidos que nos bombardean sin descanso y que impiden que podamos concluir lo que tenemos entre manos. Uno de los colectivos más afectados por este mal es, sin duda, el de los escritores o los creadores de contenido escrito, que ven su concentración e inspiración dinamitarse ante la llegada de una notificación de Twitter o un nuevo correo electrónico. Qué bien vendría una máquina de escribir convencional pero dotada de los avances tecnológicos de nuestro tiempo ¿verdad? En este sentido, un grupo de emprendedores ha creado una alternativa que sin duda encantará a quienes necesiten escribir sin distracciones y en cualquier situación: la Freewrite Traveler.

Se trata de una máquina de escribir electrónica portátil, que uno puede llevar encima en cualquier momento y ponerse a escribir sin nada más que le distraiga que lo que tiene ante sus ojos. El producto ha sido creado por Astrohaus, una firma estadounidense que quiere repetir el éxito logrado con la Freewrite original; en este caso, nos encontramos ante una versión más moderna y plegable del mismo concepto. ¿Ante qué estamos exactamente y a qué tipo de usuario va dirigida la Freewrite Traveler?

Se trata de un dispositivo plegable con un peso que no alcanza el kilogramo, y que al desplegarse nos muestra una pequeña pantalla de tinta electrónica junto con un teclado completo con unas teclas en un formato que nos recuerda enormemente al de las máquinas de escribir de antaño. La Traveler cuenta con tres elementos característicos que la hacen muy especial y atractiva para quienes quieran entregarse a la escritura: solo escriben, no reciben ningún tipo de notificaciones ni sirven para nada más que no sea escribir; su pantalla de tinta electrónica permite su uso en exteriores y no fatiga la vista, y cuenta con una batería que le da vida durante cuatro meses teóricos sin acercarse al enchufe.

Un equipo tan especializado en lo suyo no puede ser complicado de utilizar y en este caso, la Traveller es insultantemente simple: basta con abrir el dispositivo y ponerse a escribir, y es que no hay excesivas opciones en las que se pueda perder el usuario. El sistema graba de forma automática lo escrito con lo que no hay que preocuparse por eso y lo mejor del asunto es que pueden configurarse cuentas en Dropbox, Evernote o Google Drive y el dispositivo sincronizará en la nube todo el contenido para que pueda imprimirse o enviarse de forma electrónica.

“Nos dirigimos tanto a los escritores como a los estudiantes que quieran mejorar su creatividad y productividad”, explica a EL PAÍS Adam Leeb, fundador de Astrohaus, “hemos comprobado por nuestros clientes que se dobla la productividad al escribir sin interrupciones”. Leeb alude a estudios que confirman que una sola distracción necesita “hasta 25 minutos para volver a estar centrado”. La firma ha recurrido al crowdfunding no tanto para obtener financiación sino para dar publicidad al proyecto y el arranque no puede ser mejor: han cuadriplicado su objetivo de financiación cuando todavía queda un mes por delante. Si las cosas van según lo trazado, Freewrite Traveler comenzará a distribuirse a mediados de 2019 a un precio que se acercará a los 600 dólares.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información