Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apple trabaja en un iPhone con pantalla curva y que se controlaría mediante gestos

La nueva apuesta de la firma buscaría diferenciarla del resto de la competencia después de las últimas presentaciones, más conservadoras

Un vendedor muestra un iPhone en una tienda de Nueva Dlehi.
Un vendedor muestra un iPhone en una tienda de Nueva Dlehi. REUTERS

En enero de 2007, Steve Jobs saltó al escenario en una de las más recordadas presentaciones de la compañía que fundó, Apple, anunciando lo imposible: un móvil sin teclado físico y todo pantalla. Apple ha rentabilizado desde esta marca, iPhone, un formato de móvil con el que ha arrastrado a toda la industria, transformándola por completo. Sin embargo, sus rivales apuestan cada vez más fuerte por la senda de la innovación y la tecnología y, además, la tasa de penetración de los móviles es tan alta que apenas queda mercado que los compre. Una charca cada vez más angosta en la que todos pelean por un hueco. Tocaba sacar otro conejo de la chistera y Apple presentó el iPhone X y su sistema de desbloqueo facial.

Los de Cupertino lograron que su teléfono tuviera una buena acogida en algunos mercados, aunque no en otros, como España. Y muchos críticos echan de menos la creatividad y la capacidad de reinventar mercados que tenía Apple en la era de Jobs. Pero eso puede cambiar si se cumple la noticia que ha adelantado hoy Bloomberg: Apple prepara un iPhone que se manejaría únicamente mediante gestos. La firma de la manzana sigue empeñada en que el usuario deje de tocar el equipo y su gestión se lleve a cabo a distancia; la firme apuesta por el controvertido asistente de voz Siri y el exitoso sistema de desbloqueo FaceID del iPhone X confirman esta tendencia.

Mark Gurman, el informador por excelencia de todo lo que sucede cocinas adentro en la sede de la empresa de Tim Cook, sugiere en Bloomberg que la transgresión será todavía mayor, pero, eso sí, todavía habría que esperar “un par de años” para verla en el mercado. La idea es sencilla: llevar a cabo los gestos a los que ya están habituados los usuarios del iPhone a distancia y sin necesidad de tocar la pantalla. No han trascendido más detalles y desconocemos a qué distancia sería necesario estar para gestionarlo ni qué tecnología se emplearía, pero ya se sabe que cuando Apple apuesta por una tecnología, ésta viene para quedarse.

La fuente citada por Gurman explica, con todo, que la tecnología que emplearía Apple para el control de los gestos estaría integrada en la propia pantalla y éstos deberían efectuarse a corta distancia, algo diferente a lo mostrado por Samsung y sus Air Gestures que emplean sensores de movimiento ubicados en los marcos de la pantalla.

El columnista de Bloomberg va todavía más lejos: la nueva gama de iPhone contaría, por fin, con pantallas curvadas, pero ojo, no similares a las de su rival, Samsung (curvadas únicamente en los extremos), sino con una curvatura de principio a fin. Este formato sería posible gracias a la apuesta del fabricante por la nueva generación de pantallas MicroLED, y supondría todo un reto en el proceso de diseño y fabricación del equipo.

Más información