Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los camiones sin conductor de Uber ya circulan en Estados Unidos

Los vehículos operan con un conductor con licencia al volante para que asuma el control en caso de emergencia

Un vehículo autónomo transporta mercancías en las carreteras de Arizona. Ampliar foto
Un vehículo autónomo transporta mercancías en las carreteras de Arizona.

Los camiones autónomos de Uber ya circulan en Estados Unidos para transportar mercancías en viajes de larga distancia. Estos vehículos, que se mueven por las carreteras de Arizona desde noviembre de 2017, operan con un conductor con licencia al volante, listo para asumir el control en caso de emergencia. Este hito pone a la compañía cada vez más cerca de su objetivo final: sustituir a los humanos dentro de la cabina del camión.

La plataforma de reserva de automóviles con chofer se lanzó al negocio de transporte de mercancías en mayo de 2017, con la aplicación Uber Freight. De esta forma, los usuarios pueden contratar conductores de camiones para transportar productos y paquetes. Uber, que opera los vehículos sin conductor a través de su filial Advanced Technologies Group, no ha especificado cuántos viajes se han realizado, el número de camiones en circulación ni qué productos transportan. 

Los camiones de Uber pueden recoger y dejar remolques en los centros de transferencia de la compañía. Allí los vehículos autónomos se encargan de los remolques para los viajes de larga distancia, mientras que los conductores humanos toman los destinados a una entrega más cercana.

Un camión cargado de cerveza

El grupo comenzó a probar los camiones autónomos en 2016 y realizó la primera entrega en el centro de Colorado (EE UU) en octubre de ese año: el vehículo recorrió unos 200 kilómetros y entregó 2.000 cajas de cerveza. Un tráiler de 18 ejes, equipado con cámaras, radares y sensores para leer el camino cruzó el estado de Colorado desde Fort Collins hasta Colorado Springs. Un camino recto que recorrió en dos horas. Cargado de latas de cerveza, se convirtió en el primer vehículo autónomo en realizar este tipo de entregas en el mundo. “Con un vehículo equipado por Otto, los conductores podrán descansar durante largos tramos del camino, mientras el camión continúa la marcha y genera dinero por ellos”, aseguró entonces el fabricante, Otto, la startup especializada en la construcción de camiones autónomos que fue adquirida por Uber en agosto.

La mayoría de los grandes grupos de automóviles trabajan junto a compañías de tecnología en la conducción autónoma. Para sus partidarios, esta opción permite viajes más largos, reducir el número de accidentes y aumentar las posibilidades de transporte en áreas aisladas. Tanto Uber como su principal competidor en Estados Unidos, Lyft, apuestan por los vehículos autónomos porque se eliminaría el coste del pago al conductor, que representa la mayor parte de sus gastos.

Más información