Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google obligará a las ‘apps’ de Android que manejen datos personales a pedir permiso al usuario

El navegador alertará de las aplicaciones que recopilan información como teléfono o email sin consentimiento

Sede de Google en Mountain View (Estados Unidos).
Sede de Google en Mountain View (Estados Unidos).

Google ha anunciado una extensión en su política de seguridad que obligará a partir de ahora a todas las aplicaciones alojadas en Android que recopilen datos personales a pedir el consentimiento del usuario y ofrecerle obligatoriamente una política de privacidad.

Tras estos cambios, las aplicaciones que manejen datos personales del usuario como el número de teléfono, el correo electrónico o datos del dispositivo tendrán que solicitar consentimiento al usuario y ofrecerle una política de privacidad, que el usuario deberá aceptar expresamente.

El navegador, a través del servicio Google Safe Browsing, mostrará advertencias y alertas de las apps o los sitios web que conducen a aplicaciones que recopilan datos personales de un usuario sin su permiso. Además, si una app recopila y transmite información personal no relacionada con sus funcionalidades, deberá resaltar antes de llevar a cabo el proceso cómo serán tratados esos datos y solicitar el visto bueno del usuario.

Dos meses de plazo

Estos requisitos de recopilación de datos se aplican a todas las funciones de la aplicación. Por ejemplo, durante el análisis y los informes de fallos, la lista de paquetes instalados no relacionados con la aplicación no puede transmitirse desde el dispositivo sin una divulgación destacada y un consentimiento afirmativo.

Google ha comenzado ya a aplicar estas medidas y da dos meses a los desarrolladores para renovar sus aplicaciones y mostrar estos mensajes de advertencia en aquellos casos que no se ofrezcan ya. A partir del 30 de enero de 2018. Google empezará a eliminar aquellas apps que no lo cumplan. La medida tendrá efecto tanto sobre las aplicaciones descargadas a través de Google Play como de otras tiendas online