Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así será la cápsula del Hyperloop

La española Carbures será socia en la fabricación de un modelo con capacidad para entre 28 y 40 pasajeros

Un empleado de HTT y Carbures durante la creación de la cápsula.

La fantasía de un nuevo tipo de transporte en cápsulas propulsadas por aire comprimido dentro de tubos comienza a ser una realidad. El Hyperloop, el medio de transporte que promueve Elon Musk a través de un concurso en el que compiten varias startups, ha dado un paso más. Hyperloop Transportation Technologies (HTT), fundada en Playa Vista (California) pero con laboratorio en Toulouse (Francia), la ciudad de la aeronáutica en Europa, acaba de comenzar la construcción de la primera cápsula de pasajeros. El diseño, análisis e investigación ha sido fruto de tres años de trabajo.

Según los planes de la empresa, el habitáculo estará terminado a comienzos de 2018, donde comenzarán las primeras pruebas y la integración en el sistema de propulsión. Su intención es que estas cápsulas se usen de manera comercial tan pronto como comprueben su seguridad y avance la construcción del tubo que marca la ruta.

Centro de investigación de HTT.
Centro de investigación de HTT.

HTT es la única de las diferentes startups competidoras que tienen también en marcha la construcción de un pequeño circuito en el mundo real, en Quay Valley, cerca de Nevada, donde probarán el sistema.

La cápsula se está desarrollando en colaboración con Carbures, firma española nacida en la Universidad de Cádiz, experta en fuselaje y materiales de construcción. El modelo que están creado tendrá una longitud de 30 metro, un diámetro de 2,7 y un peso de 20 toneladas de peso y capacidad para transportar entre 28 y 40 pasajeros. Será capaz de alcanzar una velocidad de hasta 1223 kilómetros por hora.

Es crucial que cumplamos con todas las exigencias para hacer un sistema mejor, seguro y escalable

Dirk Ahlborn, CEO de HTT, apunta a la seguridad como su prioridad: “Es crucial que cumplamos con todas las exigencias para hacer un sistema mejor, seguro y escalable”. Rafael Contreras, presidente y cofundador de Carbures, ve su aportación como una plataforma para llegar a más proyectos de calado. “Es un proyecto fascinante y una oportunidad para usar nuestro conocimiento y tecnología en un proyecto de impacto mundial”.

Ramón Betolaza, español y miembro del consejo de HTT, cree que la inclusión de Carbures es un acierto. “Es un líder consolidados en materiales, con más de 15 años de experiencia y más de 1.000 empleados. Da confianza y hace que sea un gran socio saber que tienen ocho fábricas y cinco centros de ingeniería. Son perfectos para este proyecto”, destaca.

El Hyperloop es un tren de alta velocidad formado por cápsulas que circulan sobre un colchón de aire a baja presión por túneles. Todavía debe debatirse cuándo y cómo los pasajeros, y la carga, subirán a este sistema que alcance velocidades cercanas a 1.200 kilómetros por hora. De momento, Hyperloop ya ha logrado una inyección de 80 millones de dólares(70,2 millones de euros) en los que están incluidos promotores de riesgo en tecnologías limpias, la empresa de alta velocidad ferroviaria SNCF, o la compañía nacional de ferrocarriles de Francia, entre otros. Hyperloop uniría las ciudades de San Francisco y Los Ángeles (es decir, 563 km) en apenas media hora. Y, todo ello, propulsado por energía eléctrica.

Más información