Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los juguetes que graban a los niños

Grupos de consumidores denuncian dos productos que contienen micrófonos y envían las conversaciones grabadas “para marketing y publicidad”

El robot i-QUE puede adquirirse en España a través de Amazon.

Dos juguetes están escuchando todo lo que sucede en su entorno y almacenando esta información que después podría ser explotada comercialmente, según ha denunciado el portal estadounidense Consumerist. Ambos juguetes pueden comprarse en nuestro país.

Los juguetes que han disparado las alarmas en las asociaciones de consumidores de Estados Unidos son la muñeca My Friend Cayla y el robot i-QUE

Los productos que han disparado las alarmas en las asociaciones de consumidores de Estados Unidos son la muñeca My Friend Cayla y el robot i-QUE; el primero de ellos se comercializa en España y el segundo puede adquirirse a través de Amazon. La característica común de ambos, fabricados por la firma Genesis Toys, reside en que cuentan con un micrófono y un sistema de reconocimiento de voz, lo que significa que estos juguetes permiten escuchar las órdenes de sus propietarios y responder en función de la locución escuchada.

Sería algo semejante al funcionamiento de Google Now o Siri en los móviles, dos sistemas que envían los comandos de voz a los servidores donde son analizados y, mediante la inteligencia artificial, se escoge una respuesta adecuada. El problema surge precisamente al repetir el mismo modelo de los móviles en los juguetes, y por dos motivos: el primero es que en este caso se trata de información personal de menores de edad, que es registrada y almacenada para ser potencialmente explotada comercialmente. La segunda causa de alarma reside en que esta información tan sensible no queda en manos del fabricante de los juguete sino de otra empresa totalmente ajena que da servicio a los sistemas de reconocimiento de voz.

Sería algo semejante al funcionamiento de Google Now o Siri en los móviles, dos sistemas que envían los comandos de voz a los servidores

Al activar estos juguetes por primera vez, el adulto se ve obligado a aceptar las cláusulas de privacidad en la que Nuance informa, según denuncian las asociaciones de consumidores, de la posible explotación de lo registrado no sólo para mejorar su funcionamiento, sino también “para marketing y publicidad”. No se especifica en qué exactamente podrían explotar esta información, pero el usuario ya no tiene un control claro de la misma puesto que, y esta es otra de las quejas de las asociaciones de consumidores, no puede ejercer su derecho a eliminar esta información. La cadena estadounidense CBS, además, ha denunciado que la muñeca Cayla lanza constantemente mensajes a los niños publicitando los productos de Disney.

Nuance ha confirmado a este diario que la compañía en ningún caso venderá el contenido de estas grabaciones a empresas de marketing y comunicación, ni las comparte con ninguna otra marca. La firma sostiene que no recibido ninguna notificación por parte de ningún organismo oficial y, aunque no se refiere a las causas por las que almacena esta información abiertamente, sí habla de “los beneficios para la gente y la sociedad” de las máquinas que hablan y los sistemas de inteligencia artificial. Genesis Toys no ha respondido a la solicitud de información a este diario.

Con respecto a la situación en nuestro país de estos juguetes, Rubén Sánchez, portavoz de FACUA, alerta sobre una posible vulneración de la legislación relativa a la protección de datos “puesto que ni siquiera se le da la opción al padre para que rechace esta práctica”.

Más información