Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google Pixel, o el día en el que el buscador se tomó en serio la guerra de los móviles

El gigante da un salto cualitativo presentando un 'smartphone' muy ambicioso

El nuevo smartphone de Google: Pixel

La compleja relación de Google con los fabricantes que emplean su plataforma Android va a complicarse más, si cabe, después de lo que el gigante presentó ayer. La firma creadora del gran buscador de internet envió varios recaditos a propios y extraños, pero todos ellos con una rúbrica final común: vamos a por todas en telefonía. El Pixel en sus dos variantes es un móvil tremendamente completo y con sólidos argumentos no ya para ser un líder en ventas, sino para comienzo de forma oficial a una saga que van a sufrir directamente sus hasta ahora aliados: los fabricantes de móviles Android.

El Pixel se parece demasiado al iPhone y sí, incluso Google nos lo recordó abiertamente haciendo una mal disimulada burla a la ausencia del jack de auriculares

Sería fácil caer en la crítica rápida: el Pixel se parece demasiado al iPhone7 y sí, incluso Google nos lo recordó abiertamente haciendo una mal disimulada burla a la ausencia del jack de auriculares del último modelo en el spot presentado. Sería fácil decir que Pixel ha sido presentado también en dos tamaños, al igual que hizo Apple con sus iPhones y que incluso el vídeo presentado para anunciar el producto parecería encargado por la firma de Cupertino. Pero no hay que engañarse: Google acaba de clavar una daga en el corazón a sus más directos rivales, los fabricantes de otros móviles Android de gama alta.

Con Samsung todavía lamiéndose las heridas por la pesadilla de las explosiones del Note 7, Google presenta por primera vez un móvil en el que el mismo fabricante ha diseñado el hardware y el software; les resulta familiar esta combinación ¿verdad? En efecto, ha sido la defendida por Apple con el iPhone desde sus inicios y que tan buenos resultados le ha proporcionado. Google sigue hábilmente esta estela tras el experimento realizado con la gama Nexus, pero ahora la implicación del fabricante es total en todos los elementos que constituyen el dispositivo, tanto en hardware como en software.

Google acaba de clavar una daga en el corazón a sus más directos rivales, los fabricantes de otros móviles Android de gama alta.

Sólo así puede asegurarse que el novedoso asistente de voz se integre plenamente con la plataforma (Nougat, disponible en primer lugar para esta gama y los Nexus, otra puya para el resto de marcas), o que el móvil haga un respaldo de forma automática de todas las fotos en la nube donde tendrá, atentos al dato, almacenamiento ilimitado. El matrimonio hardware-software permite otras mejoras desde el punto de vista del usuario, como la descarga en segundo plano de las posibles actualizaciones de la plataforma, sin molestar al usuario y reduciendo el riesgo de la temida fragmentación.

Pixel puede resultar controvertido en lo referente a lo estético, pero ha llegado al mercado con las ideas bien claras y basándose en estas ideas base: es el primer móvil fabricado íntegramente (hardware y plataforma) por Google, cuenta con la que podría ser mejor cámara de fotos del mercado (a falta de ver su uso real), cuenta con realidad virtual incorporada y por descontado, un asistente que es capaz de entender órdenes basadas en el contexto. Se acabaron las bromas y las cartas están sobre el tapete. Y Google cuenta con una mano, a priori, ganadora.

Más información