Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Meizu MX6 recrudece la guerra fratricida de los móviles chinos

La marca lanza un ‘smartphone’ que carga un 25% de su batería en 10 minutos e incorpora una cámara con vídeo en 4K por solo 300 euros

Meizu MX6.  Jóvenes 'influencers' del mundo de la moda y de la música retransmiten en directo el evento utilizando el Meizu PRO5 a través de una aplicación similar a Periscope que cada vez es más popular en China. Z. ALDAMA

Si algo funciona a la perfección, ¿para qué cambiarlo? Es lo que ha debido de pensar Meizu a la hora de diseñar su nuevo smartphone. Porque el MX6 que ha presentado hoy en Pekín es calcado al PRO6 que lanzó hace unos meses. Y el propio vicepresidente, Bai Yongxiang, no tiene inconveniente en admitirlo. “El cuerpo metálico y las líneas que dibujan las antenas han creado el teléfono más bello de Meizu, así que hemos preferido no tocarlo”. No obstante, el interior sí que cambia. De hecho, el nuevo buque insignia de gama media del fabricante chino ha mejorado su sistema de carga rápida M-Charge y ha conseguido que la batería, de 3.060 mAh., alcance un 25% de su capacidad en solo 10 minutos. Con media hora se logra un 65%, y solo hay que esperar 75 minutos para obtener el 100%, algo que convierte al MX6 en uno de los móviles que más rápido se cargan del mundo.

El vicepresidente de Meizu Bai Yongxiang durante la presentación del MX6. ampliar foto
El vicepresidente de Meizu Bai Yongxiang durante la presentación del MX6.

Además, Bai afirma que la combinación de hardware y de software del nuevo terminal mejora notablemente el rendimiento del teléfono, de forma que cinco horas de uso intensivo con la pantalla encendida consumen únicamente la mitad de la carga. “No es tan relevante la capacidad de la batería -que añade peso y grosor al móvil- como el rendimiento del aparato”, ha argumentado el directivo. “Nuestro objetivo es lograr el equilibrio entre la calidad, la innovación tecnológica y el precio”, ha sentenciado.

Así, Meizu recrudece la ya de por sí cruel batalla del móvil chino de gama media. No en vano, ofrece un terminal de altas prestaciones a un precio muy competitivo: el MX6 incorpora un chip Helio X20 de Mediatek con 10 núcleos a un máximo de 2,3 Ghz., 4GB de memoria RAM, 32 GB de almacenamiento interno -no aumentables a través de una tarjeta MicroSD-, y un nuevo módem de categoría 6 (para velocidades de descarga de hasta 300 MB por segundo en redes 4G), por 1.999 yuanes (270 euros al cambio que, con impuestos y aranceles, en España rondará los 330 euros cuando comience a comercializarse el mes que viene).

Meizu ha adaptado su sistema -llamado Flyme y basado en Android 6- para pagar utilizando la huella dactilar en los sistemas de comercio electrónico integrados en aplicaciones chinas como WeChat

Además, Bai ha hecho hincapié también en “otro elemento que se ha hecho incluso más importante que la capacidad para hacer llamadas”: la cámara. “Es evidente que los megapíxeles no son sinónimo de calidad fotográfica, como ha demostrado el iPhone”, ha argumentado. “Por eso, ya que no podíamos comprar las cámaras que Sony ha desarrollado en exclusiva para Apple o Huawei, la fuerza que nos ha proporcionado el gran crecimiento en las ventas de los últimos años nos ha permitido negociar el desarrollo de un sensor exclusivo para el MX6”.

Se trata del IMX 386, que capta imágenes de 12 megapíxeles y graba vídeo en 4K con mayor calidad gracias al aumento del tamaño de cada píxel -1,25 µm- y a la mejora en la luminosidad de la lente de seis elementos -f 2.0-. Además, Bai asegura que la cámara es incluso más rápida que la del Samsung Galaxy S7Edge. Por su parte, la cámara anterior, la de los selfis, ofrece un generoso sensor de 5 megapíxeles. Y la pantalla del MX6 es de 5,5 pulgadas, tiene una resolución FHD, e incorpora una nueva tecnología -TTDI- que mejora notablemente su respuesta.

La elevada velocidad que alcanza el MX6 en redes 4G supone una mejora importante en la función para realizar llamadas VOLTE -a través de servicios de mensajería instantánea como Whatsapp, por ejemplo-. Además, Meizu ha adaptado su sistema -llamado Flyme y basado en Android 6- para pagar utilizando la huella dactilar en los sistemas de comercio electrónico integrados en aplicaciones chinas como WeChat. Curioso es también el sistema loop jacket que permite acceder a diferentes funciones a través de la ventana circular de la funda de tipo solapa del móvil. Se pueden hacer fotografías, recibir llamadas, y controlar la música sin necesidad de abrirla. Finalmente, Meizu mantiene en el MX6 su emblemático botón M-Touch, que integra varias funciones: huella dactilar para pagos y desbloqueo, regreso a la pantalla de inicio con presión, y volver atrás con un toque.

El marca ha desarrollado un sensor exclusivo para el MX6, que capta imágenes de 12 megapíxeles y graba vídeo en 4K con mayor calidad gracias al aumento del tamaño de cada píxel y a la mejora en la luminosidad de la lente

Sin duda, con este terminal Meizu echa todavía más leña al ya de por sí intenso fuego de las marcas chinas en el segmento de los móviles de gama media-alta. En un momento en el que el mercado mundial -y también el chino- del sector de los smartphones vive un momento de estancamiento en las ventas, los fabricantes chinos se ven obligados a reducir los márgenes de beneficio para no perder la guerra. Eso explica por qué se suceden los lanzamientos cada vez más rápido. De hecho, aunque el MX6 ha tardado más de un año en sustituir al MX5, en estos 13 meses Meizu ha lanzado otros cinco terminales. Y, ahora, todo apunta a que el último puede terminar por canibalizar a su hermano mayor, el PRO6. “Los lanzamientos se deciden teniendo en cuenta la curva de ventas, que en China baja mucho más rápido que en el resto del mundo”, comenta a EL PAÍS uno de los empleados de la marca.

También es evidente que muchos de los nuevos terminales, tanto de Meizu como de otras marcas chinas, incorporan componentes de sus predecesores, algo que permite a las empresas crear economías de escala y negociar precios a la baja con los proveedores. Pero es evidente que con márgenes tan pequeños muchas de las compañías más pequeñas desaparecerán. Algunas ya han comenzado a echar el cierre, incapaces de competir con los recursos de gigantes como la propia Meizu, Xiaomi o Huawei.

Más información