Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los madrileños se espantan mientras los catalanes aplauden en WhatsApp

Una web dedicada a convertir las conversaciones de mensajería en libros impresos ha analizado los 'emojis' más habituales en cada comunidad autónoma

Si hay que fiarse de los resultados de 4,2 millones de emoticonos y otros símbolos visuales enviados por WhatsApp en el último año, los madrileños tienden a llevarse las manos a la cabeza más que el resto de españoles. Los catalanes son dados a aplaudir y los canarios a no querer ver lo que tienen delante. Estos son los resultados de un estudio de la empresa Tiny Books, especializada en la impresión en formato de libro de conversaciones de mensajería electrónica.

Según los datos, se envían, de media, 31 símbolos visuales al día por WhatsApp y el 15,5% de los mensajes enviados por la aplicación contienen al menos uno.

Los iconos característicos de Galicia y Aragón son los labios, aunque en diferente formato. Castilla y León y la Comunidad Valenciana prefieren los corazones, pero en el caso de los castellano-leoneses el icono está flechado y en el de los valencianos es el coloreado de morado. Llama la atención que en Castilla y León el uso de los corazones es muy superior al del resto de España, y que los castellano-manchegos se distingan por su predilección por el pulpo. 

'Emojis' más usados en los WhatsApp en España. ampliar foto
'Emojis' más usados en los WhatsApp en España.

A escala nacional, la cara amarilla que tira un beso con corazón es el emoticono estrella: representa el 17,6% del total de los enviados. La cara llorando de risa (9,3%), el corazón rojo (8,8%), la cara con corazones por ojos (6,2%) y la cara que sonríe y se sonroja (4,2% del total).

Para los datos nacionales se analizaron 22 millones de emoticonos en unas 6.000 conversaciones. Sin embargo, la muestra usada para realizar el estudio de comunidades autónomas se limita a 4,2 millones y a las 1.018 conversaciones cuyos autores habían facilitado su código postal a la empresa.

Más información