Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaque a Android desde dentro

Una versión alternativa del sistema de Google dice contar ya con 50 millones de usuarios y se ha aliado con Microsoft para competir

Modelo de teléfono móvil que incorpora CyanogenMod. Ampliar foto
Modelo de teléfono que incorpora CyanogenMod.

Hasta hace no demasiado Cyanogen era un nombre que solo conocían algunos usuarios de foros especializados en tecnología, pero su popularidad está creciendo. CyanogenMod, su versión de Android, alternativa a la oficial de Google, cuenta con 50 millones de usuarios según sus creadores. Ahora se acaba de saber que la próxima versión de este sistema sustituirá el asistente de voz de Google por el de Microsoft, Cortana

Es una de las consecuencias de la alianza que en abril establecieron ambas empresas para integrar mejor en la plataforma las aplicaciones desarrolladas por Microsoft para Android. Algunos han querido ver en ella el intento de la antigua empresa de Bill Gates de abrir una brecha en Android ahora que la versión para móviles de Windows se ha estancado.

En 2013, Cyanogen dejó de ser un mero grupo de desarrolladores y se convirtió en una empresa. La decisión generó cierta polémica entre los miembros de esta comunidad, pero, en el último año, ha recibido más de 100 millones de dólares de inversión, fruto de la apuesta de Twitter, el fabricante de procesadores Qualcomm, Foxconn —la empresa que produce los iPhone— o las españolas Telefónica y Banco Santander.

La próxima versión de este sistema sustituirá el asistente de voz de Google por el de Microsoft, Cortana

CyanogenMod se autoproclama sistema operativo, pero lo cierto es que, a pesar del esfuerzo de sus desarrolladores, no podría existir sin el trabajo de Google en Android. Todas las versiones aparecidas hasta la fecha de este software no son más que modificaciones de las versiones oficiales de Android. Esto puede dejar de ser así si se cumplen los augurios de Kirt McMaster, director ejecutivo de Cyanogen. En unas recientes declaraciones al International Business Times, McMaster establecía un plazo de dos o tres años para que CyanogenMod se desvinculase completamente de Google.

En cualquier caso, el sistema ofrece un Android que en muchos aspectos es muy diferente al de Google. De hecho, las aplicaciones de Google no aparecen instaladas por defecto, ni siquiera su tienda de apps, Play Store, que debe descargarse como una aplicación más. Una restricción que fue impuesta por Google por las suspicacias que el proyecto crea en la empresa: la firma de Mountain View también eliminó de la tienda de Android una aplicación que facilitaba la instalación de CyanogenMod.

Una ventaja: el rendimiento

Entre las ventajas que ofrece este sistema frente a las versiones oficiales de Android están un gran número de opciones de personalización y, sobre todo, que aumenta el rendimiento de muchos dispositivos. De hecho muchos se han animado a instalar el sistema para devolver a la vida teléfonos y tabletas que sus fabricantes han dejado de actualizar, aunque el proceso es farragoso y requiere de conocimientos técnicos que pocos usuarios tienen. Además, la instalación de un sistema operativo diferente al del dispositivo puede anular la garantía.

Por este motivo, para que CyanogenMod crezca debe venir instalado en el móvil. De momento, las únicas empresas relevantes que han incluido CyanogenMod en sus dispositivos han sido las chinas OnePlus y Oppo. La experiencia, por añadidura, no parece demasiado buena: el sistema no ha vuelto a ser incluido en los últimos móviles de estos fabricantes.

Entre las ventajas del sistema frente al Android 'oficial' están la personalización y el aumento del rendimiento de muchos dispositivos

Parece indispensable que CyanogenMod reciba el apoyo de alguna gran empresa del sector para popularizarse y, de momento, no hay noticias de que algo así pueda producirse. Retar a Google es algo que ni tan siquiera Samsung, el mayor fabricante de dispositivos Android, ha logrado. Los surcoreanos cuentan con un sistema operativo propio, Tizen, pero a la hora de la verdad solo se lanzó un terminal con ese software.

Tampoco otros proyectos, como el sistema operativo Firefox o la versión de Ubuntu para móviles, han logrado hacerle sombra a Android. El problema en ambos casos es el mismo que sufre Windows Phone: la falta de apoyo de los desarrolladores. En eso, CyanogenMod parte con ventaja: es posible usar en él todo el repertorio de aplicaciones de Android sin muchos de los problemas de control de privacidad que plantean los productos de Google.

Más opciones

No es el único intento por socavar la preponderancia de la empresa californiana en un el sistema que, en gran medida, es código abierto. Amazon acaba de presentar una tableta por 60 euros equipada con su versión de Android, Fire OS, que no incluye la tienda de aplicaciones de Google. Sus dispositivos hasta la fecha siguen siendo minoritarios. Tampoco pasaron de ser una anécdota las versiones alternativas de Android lanzadas en su día por Nokia para teléfonos de bajo coste. La empresa china Mi también desarrolla una versión de Android llamada MIUI, que sí ha cosechado cierto éxito debido a las grandes ventas de sus terminales en Asia.

La gran ventaja de CyanogenMod es no estar vinculado a ningún fabricante de telefonía y, por tanto, puede ser adoptado en el futuro por grandes empresas de este sector. De producirse algo así se repetiría una situación a la que se dio cuando Apple presentó el primer iPhone y los fabricantes de teléfonos incorporaron masivamente Android en sus dispositivos. Un sistema operativo moderno, gratuito y creado por una empresa que por aquel entonces no desarrollaba hardware

Más información