Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El resurgir de Bitcoin

La moneda digital crece en España acompañada por el interés de los bancos

Encuentra su lugar en las financias internacionales respaldada por empresas de Wall Street

Alberto Gómez Toribio, Co fundador CEO de Coinffeine.
Alberto Gómez Toribio, Co fundador CEO de Coinffeine.

Alberto Gómez Toribio no pagaría un café con bitcoins, pese a que constituyó la primera empresa en el mundo solo con moneda digital. Con solo nueve años, jugaba codificando. No hizo una carrera formal universitaria. Pero su pasión por el trabajo y la tecnología, llevó a este joven de 28 años, oriundo de Ciudad Real, a vivir de su hobby. Hoy es el cofundador y CEO de la startup española Coinffeine, una casa de cambio de bitcoin de persona a persona. Según Gómez Toribio es como “el Bit torrent de los bitcoins”, el protocolo informático que permite intercambiar archivos.

"Nosotros no tocamos los bitcoins, ni el dinero entre personas, solo somos una herramienta, un mediador entre banco y el cliente. Coinffeine es una aplicación de escritorio que permite crear un wallet (cartera virtual). Es decir, que puedes conectar con tu cuenta bancaria para vender y comprar euros o bitcoins", asegura el emprendedor.

La banca española ha sido pionera en invertir en bitcoins. Bankinter fue el primero en dar este salto. En noviembre de 2014, apostó unos 200.000 euros a través de su firma de capital de riesgo en Coinffeine. En enero de este año BBVA Venture, con sede en San Francisco, invirtió en la startup americana Coinbase, una plataforma líder en el sector que realiza transacciones donde los clientes compran o venden bitcoins, o depositan su dinero en una cartera virtual. La cifra exacta de la inversión no fue anunciada pero se enmarca dentro de la ronda de financiación de serie C (cuando una startup ya muestras rentabilidad y está a medio camino de alcanzar la maduración) que asciende a los 75 millones de dólares.

La inversión de Bankinter para Coinffeine supuso un antes y después en España. Fue la primera entidad financiera española en apoyar un proyecto de moneda digital. “Los bancos ahora en España ven el bitcoin como algo interesante, aunque aún no saben muy bien para qué. Se Han creado grupos de expertos, especialmente en Bankinter y BBVA”, dice Gómez Toribio.

Coinfeinne se fundó en mayo de 2014 y en su corta vida ya ha sido seleccionada por el ICEX, bajo el programa STCimmersion, como una de las doce startups españolas con mayor proyección, por lo que viajaron hasta Silicon Valley. En el mismo programa, el pasado febrero estuvieron en Wall Street.

En la Gran Manzana hablaron con reguladores que escribieron Bit licenses, una normativa para las empresas que realizan intercambio de divisas con dinero digital en EE UU. Con esa experiencia a sus espaldas, Gómez Toribio explica que a su regreso les citaron en el Congreso de Diputados para explicar el mundo bitcoin y para empujarlo en España. "También hemos estado en la Comisión Europea para mostrar lo que es la Blockchain. En el Parlamento dijimos que no era necesario que hagan nada, la ley española encaja tal cual”, asegura.

Por curiosidad e interés del sector financiero, el emprendedor barcelonés Alex Puig tímidamente creó la conferencia Digital Currency Summit a mediados de 2014. Su idea era dar a conocer las monedas digitales a personas de la banca andorrana. Tal fue el éxito de la conferencia, que tuvo eco en Madrid. Por lo que la segunda edición, patrocinada por el BBVA, se celebró en una jornada en la capital a finales de abril. Asistieron más de 200 asistentes de la órbita bancaria española y europea, entre otros, el ministro de finanzas holandés, Jan Kes de Jager.

Gracias al interés de la conferencia madrileña se celebrará una tercera edición a principios de octubre en Barcelona con tres días de charlas e invitados de todo el mundo. “Cada vez que finalizamos una, nos piden inmediatamente otra. Es mucha la curiosidad y el interés que despiertan las criptomonedas en el mundo bancario”, declara Puig.

En el aspecto jurídico, Alejandro Gómez de la Cruz, abogado fiscalista de KPMG y cofundador de la plataforma Law & Bitcoin, opina que la ley en España “debe ir adaptándose a los casos concretos en función a la demanda del ecosistema bitcoin”.

En el Congreso explicamos que la ley española encaja tal cual

Alberto Gómez Toribio

Con el objetivo de quitar ambigüedad y para crear un posicionamiento legal más claro sobre las criptomonedas, Gómez de la Cruz realizó una consulta vinculante al ministerio de Hacienda defendiendo que el bitcoin o cualquier tipo de moneda digital estuviera libre de IVA. La respuesta positiva la recibió el pasado 30 de marzo, cuando la Dirección General de Tributos (DGT) declaró que todo tipo de moneda digital estaba exenta de impuesto por considerarlas como un objeto de pago. De esta manera, España se acerca a la regulación ya existente en Reino Unido, Alemania, Francia, Finlandia, Bélgica, donde ya han declarado exentas de IVA las transacciones realizadas con bitcoin.

Poco a poco bitcoin comienza a ser visible en España. En Madrid, comercios como el National Geographic café, la pizzería Do Eat de María de Molina, varias tiendas de la calle de Serrano, el centro comercial ABC Serrano, que alberga el cajero de dinero bitcoin, de la empresa catalana BTC Point, han sido de los pioneros en la utilización de la criptomoneda. El hotel One Shot Recoletos también cuenta con un cajero bitcoin de la firma americana Robocoin. De acuerdo a la web coinmap.org, en Barcelona hay más de 60 tiendas que aceptan bitcoin. Y en el resto de España es Málaga la tercera ciudad en recibir esta divisa, donde Madrid lleva la delantera.

Asimismo, algunas ONG han implementado el bitcoin para recibir donaciones. En España, por ejemplo, la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11M y la organización dedicada a la defensa de animales Dejando Huella reciben este dinero. También lo usan organizaciones como Cruz Roja, WikiLeaks y Save the Children. Y en la carrera presidencial estadounidense, el político Rand Paul recauda dinero en su web con bitcoins.

Aunque Gómez Toribio no pagaría en una cafetería con bitcoin, reconoce que hay sitios donde la moneda digital sí tiene su sentido. Como en el envío de remesas, donaciones o pagos digitales, pues, es un dinero con sentido en Internet.

La ley en España debe ir adaptándose a los casos concretos en función a la demanda del ecosistema bitcoin

Alejandro Gómez de la Cruz, abogado fiscalista de KPMG y cofundador de la plataforma Law & Bitcoin

Ese es el motivo por el que en países emergentes la criptomoneda ha tenido una gran aceptación, particularmente en mercados de moneda volátil, como Argentina. O países de África donde el porcentaje de la población bancarizada es baja. El alto precio que les supone abrir una cuenta les hace recurrir a populares sistemas de pago a través del móvil.

El emprendedor argentino Wences Casares, CEO de Xapo, un banco virtual suizo de bitcoin con sede en Silicon Valley, declara: "En EE UU y Europa vemos a gente invirtiendo con bitcoin de manera especulativa y, sin embargo, en mercados emergentes se utiliza para realizar transferencias”.

Para Casares, el bitcoin se parece mucho a lo que fue Internet a principio de los noventa, cuando se era "muy escéptico". No obstante, asegura: "Bitcoin vino para quedarse, va a cambiar el mundo".

Los países más importantes en movimientos de bitcoin para Xapo son India, Rusia, Brasil. La compañía trabaja en 180 países y ha recaudado 41 millones de dólares de inversión. Casares, por su pasión por la moneda digital, ha logrado entusiasmar a muchos inversores en Silicon Valley, entre ellos a Reid Hoffman, cofundador y CEO de Linkedin. Larry Summers, ex secretario del Tesoro durante la presidencia de Bill Clinton; John Reed, ex CEO de Citibank y Dee Hock, fundador de Visa han ingresado recientemente en el consejo asesor de Xapo.

Casares se engancó al bitcoin por ser argentino "y todo lo que ha pasado allí financieramente", pero principalmente por ser emprendedor y su experiencia como fundador de Patagon, una plataforma especializada en finanzas personales que se vendió el año 2000 al Banco Santander por 750 millones de dólares.

De momento, mucho se habla de bitcoin, pero poco se conoce el protocolo creado en 2009 por la misteriosa figura de Satoshi Nakamoto, un informático en Estados Unidos de origen japonés que sentó las bases de la Blockchain, un libro contable que registra los movimientos en bloques y que lanzó a la red para que fuera recogida por miles de mineros. Estos son personas anónimas que se dedican a minar bitcoins, como si se tratara de encontrar oro virtual. Tienen un tope máximo de 21 millones.

Los comienzos han sido de luces y sombras, sobre todo, por el desconocimiento de una novedad que no se sabía cómo iba a cuajar en el ecosistema tecnológico. Bitcoin es una moneda virtual que se mueve sin regularización en libre mercado y se valora de acuerdo a la oferta y la demanda. Fue tanta la especulación a finales de 2013, que un bitcoin llegó a valer más de 1.000 dólares. No obstante, la desconfianza comenzó con a la caída de la empresa japonesa Mt. Gox, la principal casa de cambio de bitcoin del mundo. Llegó a controlar el 60% de los intercambios de la criptomoneda, pero que en febrero de 2013 anunció la bancarrota después de que su sistema fuera hackeado. Ello dejó una estela de personas que perdieron mucho dinero. Luego continuó la fuerte desvalorización del bitcoin hasta los 40 dólares, una bajada muy abrupta con miles de especuladores -que por un tiempo fueron millonarios-.

Algunas ONG, como Cruz Roja o
Save the Children usan bitcoins
para recibir donaciones

Las luces han vuelto a aparecer desde mediados de abril de 2015. El banco de inversión Goldman Sachs puso 50 millones de dólares en la startup de Bitcoin, Circle. Wall Street vio cómo uno de los suyos apostaba por la moneda virtual. Aquel movimiento vino seguido por la licencia que el Departamento de Servicios Financieros de Nueva York (NYDFS, en sus siglas en inglés) otorgó a la empresa de intercambio de bitcoin, Itbit, para que funcione como si fuera un banco en el intercambio de dinero real a divisa virtual. Desde Nueva York, Chad Cascarilla, CEO de Itbit, explica que por el hecho de estar regulados pueden ofrecer la confianza a sus clientes, a pesar de no ser un banco que recoge depósitos. "Nosotros solo funcionamos como un agente que guarda el dinero en bitcoins y luego lo retira en dólares, euros o cualquier otra divisa, o viceversa. Tampoco movemos fondos entre clientes”. Itbit tiene su base de operaciones en Nueva York pero también cuentan con una oficina en Singapur. Cascarilla, quien es un veterano en Wall Street desde su comienzo profesional en Goldman Sachs, reconoce que el movimiento de su antiguo empleador hacía bitcoin, es un gran tema, “big deal”, como lo señaló con entusiasmo. “Los bancos están cambiando su estrategia apoyados por la tecnología, creo que en un futuro bitcoin ayudará a que las instituciones financieras sean más eficientes. Hoy, el sistema bancario es muy lento y caro para cambiar bienes”, declaró.