Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teléfonos de pulsera

Emparentar 'smartwatch' y teléfono puede lograr la combinación perfecta, porque no todos se hablan con todos

La moda de casar reloj y teléfono está en alza, como prueba este Kairoos. Ampliar foto
La moda de casar reloj y teléfono está en alza, como prueba este Kairoos.

Esta semana se ha puesto a la venta en España y México el Apple Watch, el esperado reloj de Apple. Pero la compañía de la manzana no es la primera en desembarcar en este mercado. Te presentamos una decena de rivales.

Samsung Galaxy 6 Edge

Samsung Gear S (399.99 €)

Lo bueno: Su magnífica pantalla curva AMOLED de 50mm es una de las mejores del mercado. Posee su propia tarjeta SIM, 3G y GPS, lo que nos permite realizar y recibir llamadas sin un teléfono cerca. Su batería puede durar hasta cuatro días.

Lo malo: El tamaño de la pantalla del Samsung Gear S puede hacer difícil llevarlo a diario. Funciona con un SO propio (Tizen), por lo que su tienda de apps es limitada, y muchas necesitan del apoyo de un móvil para ser instaladas.

Samsung Gear Neo 2 (129 euros)

Lo bueno: Su cámara integrada, su sensor cardiaco y su software de reconocimiento de voz. Es resistente al agua (aunque no sumergible) y posee un IR Blaster, dispositivo que permite interactuar por control remoto con aparatos electrónicos.

Lo malo: La pantalla de 320x320 pixeles consume mucha batería y no se puede leer al sol. Su diseño es demasiado funcional para llevarlo en cualquier ocasión y solo es compatible con teléfonos Samsung.

Samsung Gear Live (129 euros)

Lo bueno: Su diseño ergonómico y su capacidad de operar en teléfonos con sistema Android lo hacen más versátil que los otros relojes de Samsung. Funciona con el sistema de reconocimiento de voz diseñado por Google.

Lo malo: Aunque es el último modelo de Samsung, no se diferencia mucho de los relojes anteriores y resulta más difícil de operar y menos práctico.

Moto X

MOTO 360 (250 euros)

Lo bueno: Su pantalla redonda de 320x240 es única en el mercado y le da un aspecto minimalista y muy agradable de usar. Posee un monitor cardíaco que nos permite medirnos mientras practicamos deporte y un comando de voz para buscar direcciones o números de teléfono.

Lo malo: Su batería solo dura un día y no tiene micro-USB. No nos deja responder a muchas notificaciones y eso lo convierte en poco práctico para gente ocupada.

IPHONE 6S

Pebble Time (199 euros)

Lo bueno: A pesar de haberle añadido colores a su pantalla, la batería dura siete días y sigue siendo posible leer el monitor al sol, gracias a su tecnología de tinta electrónica. Fácil de personalizar gracias a sus 22 correas intercambiables.

Lo malo: Es más difícil de operar en iOS, porque el reconocimiento de voz solo funciona en Gmail. Aunque ha mejorado su calidad, sigue pareciendo un reloj de juguete y necesita accesorios para funcionar realmente como un fitness tracker.

Pebble Steel (299 euros)

Lo bueno: Sustituir el plástico por el metal le da un aspecto más high end y su batería puede durar hasta diez días. Es sumergible hasta 50 metros y posee varias correas inteligentes para poder realizar ejercicio.

Lo malo: No tiene podómetro, ni tampoco micrófono. Al igual que Pebble Time, su funcionamiento sigue siendo con botones en vez de con pantalla táctil.

Apple Watch (de 399 a 18.000 euros)

Lo bueno: Su tienda de apps es la más completa del mercado y ha reinventado la manera de comunicarse. Sus aplicaciones para viajar suponen una revolución al igual que su sensor de movimiento. Analistas de JP Morgan Chase&Co estiman que Apple puede vender 35 millones de estos relojes inteligentes durante 2015.

Lo malo: No posee GPS en su interior, lo que hace difícil registrar actividades si estamos fuera. Y, ¿cuántas actualizaciones admitirá la versión de 18.000 euros sin quedarse obsoleta?

LG FLEX

LG Watch Urbane LTE (540 euros)

Lo bueno: Su impecable diseño. También cuenta con su propia tarjeta SIM, GPS, acelerómetro y una de las mejores pantallas del mercado con una densidad de 245 píxeles. Posee traducción instantánea y un sistema de walkie-talkie que deja hablar a varias personas a la vez y funciona con 4G.

Lo malo: Su peso de 115 gramos puede resultar excesivo para la actividad diaria. Su sistema operativo ya no es Android Wear, sino una plataforma propia llamada webOS. Su precio para el mercado coreano es de 540 euros.

LG Watch R (279 euros)

Lo bueno: La resolución de su pantalla, su sensor capaz de diferenciar si consultamos la hora o realizamos un movimiento y su capacidad de permanecer bajo el agua a 10 metros de profundidad hacen de este modelo un reloj versátil y fácil de usar.

Lo malo: Difícil de leer a la luz del sol. Como todos los relojes compatibles con Android Wear, sus opciones son limitadas: unas escasas 145 aplicaciones y solo permite responder a las notificaciones de Google.

Guess Connect (300 euros)

Lo bueno: Moda en estado puro. El reloj está operado por la compañía Martian Notifier y cuenta con comando de voz, al estilo de Siri o Google Comand. Además, permite personalizar las alertas para no tener que estar siempre pendiente de las notificaciones.

Lo malo: Su sencillez es su mejor virtud, pero a la vez su peor defecto. Pensar en él como un reloj que ofrece notificaciones en vez de como un smartwatch.

Más información