Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORDENADORES

Los cables de los ordenadores se resisten a desaparecer

Los nuevos modelos de portátiles prescinden de conexiones, pero la lentitud de la transferencia por wifi de datos no permite reemplazarlos aún

En su MacBook, Apple elimina casi todos los cables de sus anteriores modelos de ordenadores. Ampliar foto
En su MacBook, Apple elimina casi todos los cables de sus anteriores modelos de ordenadores. FLICKR

Las compañías de ordenadores parecen apostar cada vez más por equipos sin cables. El nuevo MacBook, recién comercializado, sigue la estela del  Chromebooks de Google y la gama Microsoft Surface, aunque se trata de un equipo más potente y con un precio superior al de la mayoría de modelos de sus competidores: 1.449 euros en su versión más básica. 

Según Amazon España, las ventas de cables de informática se han doblado en el último año en la tienda on line

Sin embargo, las conexiones de wifi habituales no permiten competir con la velocidad con la que un cable logra transferir datos. Una conexión wifi de 50 megas de descarga y 5 de subida tarda casi un minuto en transmitir 100 megas de un móvil al ordenador. Si se realiza esa misma operación conectando los dispositivos con un cable USB 2.0, se emplean 10 segundos, aún menos si se usa un cable USB 3.0. De ahí que trabajar con ordenadores sin cables pueda resultar una experiencia frustrante cuando se realizan tareas que trasciendan navegar por Internet, redactar textos o editar una foto.

Hasta la fecha, esta conectividad tan limitada parecía patrimonio exclusivo de teléfonos y tabletas. Incluso un híbrido de tableta y PC, como la nueva Surface 3, dispone de un puerto USB 3.0, uno micro-USB para cargar el equipo, un DisplayPort para conectar un monitor y un lector de tarjetas Micro SD. Incluso el nuevo ChromeBook Pixel dispone de dos puertos USB-C, dos USB 3.0 y lector de tarjetas SD.

Cómo enviar el contenido de un Blu-ray en dos segundos

R. P.

Las redes inalámbricas ópticas pueden supliar las carencias del wifi tradicional. Se basan en un principio similar al de los viejos telégrafos ópticos: la señal viaja de un punto a otro en forma de luz en lugar de ondas de radio. En 2013 investigadores del Instituto Fraunhofer y del Instituto de Tecnología de Karlsruhe lograron un récord al emitir mediante esa tecnología 100 gigabytes de información en un segundo.

Con una red así se puede enviar el contenido de un Blu-ray en solo dos segundos entre dos dispositivos. El sistema es similar a los sistemas de comunicación mediante infrarrojos que se utilizaban en los teléfonos móviles antiguos, aunque sin su limitación de datos.

Están en marcha proyectos para lograr crear redes de transmisión de datos caseras con esta tecnología. Hace tres años se presentó un sistema de bombillas LED capaces de transmitir datos a un ordenador, pero aún se desconoce cuándo podría llegar a las tiendas este tipo de producto.

El nuevo Macbook, en cambio, cuenta con una única conexión USB-C, a través de la que se transfieren datos o se carga el ordenador. Si se desea hacer ambas cosas a la vez hay que recurrir a un adaptador. Apple ha lanzado cinco con su nuevo equipo con precios que oscilan entre los 19 y los 89 euros, aunque también es posible los de otros fabricantes, como Belkin y Google.

Según Amazon España, las ventas de cables de informática se han doblado en el último año en la tienda on line, 100,7%, y también se venden más discos duros externos, aunque el crecimiento es menor, en torno al 9%.

A tenor de estas cifras, el cable vive un buen momento y no se vislumbra aún cuándo y dónde desaparecerá. Ciudad Real podría ser una de los primeros lugares donde eso ocurra: es la primera ciudad de España que cuenta con una red wifi con tecnología WiFi 5G, que, teóricamente, puede lograr tasas de descarga de datos de un gigabyte. En la práctica lo normal es alcanzar 100 megas de bajada y unos 30 megas de subida, velocidades próximas a las de los cables USB 2.0. 

La empresa que ha muesto en marcha la infraestructura de Ciudad Real, Ibersontel, reconoce a través de su responsable de desarrollo de negocio, Miguel Pozo, que hoy por hoy ni siquiera el WiFi5G puede rivalizar con los cables.La velocidad no es el único factor determinante. Por muy veloces que sean las nuevos sistemas de wifi, siempre estarán sujetos a interferencias. “Puede que se produzcan solo con que tu vecino ponga en marcha el microondas", ejemplifica Pozo. Así que los puertos de conexión de los ordenadores seguirán siendo importantes a corto y medio plazo.

Más información