Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lecciones virtuales para el aprendiz de bombero

Un programa de adiestramiento sumerge a los candidatos en un mundo digital

Simulación virtual del programa para adiestrar bomberos Bluehawk. Ampliar foto
Simulación virtual del programa para adiestrar bomberos Bluehawk. G2G3

Llamas por todas partes. Y gente a la que se debe salvar. Pero, ¿qué hacer primero? ¿Cómo priorizar cuando cada segundo de demora puede significar perder una vida? El mundo real no da segundas oportunidades. Pero el desembarco de lo virtual, que en 2015 dará su primer gran paso con los dispositivos de Samsung o Facebook, permite otra alternativa.

La Universidad Británica de Servicios de Bomberos (FSC), institución que entrena a los profesionales que operan en Reino Unido y que ofrece formación a cualquier aspirante del mundo, ya se aprovecha de ella. La escuela usa Bluehawk el entorno inventado por los ingenieros de G2G3, una compañía de Edimburgo a la vanguardia del uso de la realidad virtual para entrenar profesionales. Jon Binnie (Edimburgo, 1976), director tecnológico de la empresa, visitó el Fun & Serious de Bilbao para hablar de esta revolución: “La tecnología ya permite una inmersión que, en cuestión de minutos, te hace creer que ya estás ahí. Las posibilidades son ilimitadas y creo que en el futuro veremos normal la integración de lo virtual para cualquier tipo de empresa”.

Creo que en el futuro veremos la integración de lo virtual  para cualquier empresa"

El presente ya plasma la idea con Bluehawk. Una especie de iglú de paredes negras permite al aspirante de la FSC sumergirse en un entorno 3D en el que se combina la simulación virtual, el sonido envolvente de cine y herramientas reales. Uno de los escenarios arranca en una casa incendiada: “Tienes que hacer sentir inmediatamente al candidato una tensión como si estuviera viviendo la escena. Por eso le dedicamos mucho tiempo a los efectos de fuego o los personajes para que sean lo más realistas posibles”, explica Binnie y afirma que todo el entorno visual de Bluehawk se realiza con Unity 3D, una de las plataformas para desarrollar videojuegos de más populares. La complicación técnica se incrementó desde octubre del año pasado, al integrar Oculus, el casco de realidad virtual de Facebook, en el proceso. Cada ojo en virtual tiene su propia imagen, por lo que el programa tiene que ser capaz de mover el doble de información gráfica a altas tasas de fotogramas por segundo.

La simulación dura una media hora y el candidato debe interactuar con diferentes personajes usando elementos como la radio. Y se ha cuidado también el comportamiento aleatorio de los seres humanos en situaciones límite: “Es estresante, porque tanto los civiles como los compañeros bomberos o la policía no se comportan siempre de manera lógica, porque en el mundo real tampoco lo hacen”, subraya Binnie. E invita a saber usar también la sangre fría: “Una forma de suspender es acercarte demasiado al fuego. ¿Por qué? Porque podrías morir. Y si estás al cargo eso sería algo fatal”. Tras realizar la prueba, el instructor muestra al candidato el vídeo de toda la simulación, para que comprenda cuándo cometió sus errores y por qué eran decisiones incorrectas. Las pruebas son también, en cierto modo, una salvaguarda para la institución: “Todas tus pruebas quedan guardadas en el disco duro. Si en el futuro tienes un problema en el mundo real, tomando las decisiones equivocadas, se comprueban tus simulaciones para ver cómo te comportaste durante el adiestramiento”.

Dedicamos mucho tiempo a los efectos de fuego o los personajes para que sean lo más realistas posibles"

De momento, Bluehawk es un producto pensado solo para Reino Unido, pero Binnie asegura que están “preparados para exportarlo a otros países”. Y no será la única vía el costearse la cara instalación de la sala de pruebas iglú, con su sonido envolvente y sus grandes pantallas. El desembarco de los nuevos dispositivos de realidad virtual permitirá que el proyecto sea ubicuo, almacenado en la nube y por tanto accesible desde cualquier ordenador. Y gracias a dispositivos como Kinect, el sistema de captura de movimiento en Xbox enormemente usado por su bajo precio en la investigación científica y tecnológica, Binnie y su equipo estudian nuevos retos: “Estamos trabajando con un prototipo de captura de movimiento que permitirá blandir un hacha para echar puertas abajo. Cada vez conseguimos que la inmersión sea mayor, para que el aprendiz se sienta como en el mundo real”.

Más información