Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama solicita nuevas medidas para proteger la neutralidad en la Red

El presidente de EE UU pide a la FCC las regulaciones "más estrictas posibles" que garanticen la igualdad de servicios y usuarios

La compañía de streaming en EE UU es una de las posibles afectadas por la nueva regulación de la FCC.
La compañía de streaming en EE UU es una de las posibles afectadas por la nueva regulación de la FCC. AP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió este lunes la creación de las medidas “más estrictas posibles” para proteger la neutralidad en la Red. El comunicado de Obama, a través de un vídeo grabado en la Casa Blanca, supone una de las manifestaciones más serias del mandatario a favor del principio que ha regulado el tráfico en Internet desde su nacimiento.

“Una Red abierta es esencial para la economía estadounidense y, cada vez más, para nuestro modo de vida. Al abaratar el coste de lanzar nuevas ideas, favorecer la creación de movimientos políticos y acercar a diferentes comunidades de personas, se ha convertido en una de las influencias democratizadoras más importantes que hayamos conocido nunca”, afirma el presidente.

Obama propone a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) que clasifique la conexión a Internet como un servicio de comunicación bajo el Título Segundo de la Ley de Telecomunicaciones. En la actualidad, el acceso a Internet está considerado como un servicio de información, por lo que la FCC carece de competencia para impedir que los grandes proveedores desarrollen prácticas discriminatorias contra los usuarios.

Las compañías proveedoras de la conexión a Internet se oponen a esta nueva clasificación, imprescindible, según Obama, para garantizar la neutralidad en la Red e impedir que ninguna de esas empresas ralenticen el tráfico a páginas y usuarios según favorezca sus intereses. El principio de igualdad de acceso a Internet se basa en que los proveedores de acceso no pueden privilegiar a un participante por encima de otros: todos los usuarios, sea un ciudadano o una empresa, son considerados iguales.


El comunicado del presidente Obama emitido hoy por la Casa Blanca.

El Partido Republicano, a través del presidente de la Cámara de Representantes, rechazó este lunes la propuesta de Obama, alegando que dificultará la creación de empleo en el sector privado. "Es decepcionante, aunque no sorprendente, que la Administración siga ignorando la voluntad de los ciudadanos e imponiendo directrices sobre nuestra economía", afirmó en un comunicado John Boehner. "La neutralidad en la Red es un ejemplo de libro de cómo las regulaciones de Washington destruyen la innovación y el crecimiento empresarial".

La FCC comenzó este año un proceso para renovar la regulación de la Red. Si en un principio tanto  Obama como el presidente del organismo, Thomas Wheeler, garantizaron que la neutralidad en la Red no se vería afectada, las propuestas de la comisión sorprendieron al sector al abrir la puerta a una Internet “de dos velocidades”.

Bajo esa posibilidad, las grandes compañías proveedoras del acceso adquirían la autoridad para discriminar contra usuarios y sitios web a su antojo. Empresas como Netflix o Amazon podrían pagar cuotas especiales para garantizar un servicio de streaming sin fallos de descarga, en detrimento de otras empresas más pequeñas que no puedan permitirse ese coste. Los usuarios, por su parte, podrían elegir entre ese servicio “privilegiado” o uno estándar.

El revuelo causado por aquel anuncio, rechazado por las principales empresas de tecnología, llevó a la FCC a crear un período de escuchas para que ciudadanos y organizaciones enviaran sus comentarios, críticas y propuestas a la Comisión. Recibieron más de cuatro millones. Este lunes, Obama solicita a la FCC que les escuche: “Les pido que respondan la llamada de cuatro millones de comentarios e implementen las reglas más estrictas posibles para proteger la neutralidad en la Red”.

El principio de igualdad de usuarios y servicios en Internet, asegura Obama, “forma parte del tejido de la Red desde su creación y no lo podemos dar por sentado”. El presidente, dirigiéndose a la FCC, afirma que “no podemos permitir que los proveedores de acceso a la Red restrinjan la mejor velocidad o elijan quiénes ganan y quiénes pierden en el mercado digital de servicios e ideas”.

Obama propone a la FCC un nuevo conjunto de regulaciones “de sentido común” que reflejen “la Red que usamos todos los días” y que está basado en cuatro principios: ningún proveedor de servicio podrá bloquear el acceso de un usuario a una página de contenido legal; ningún proveedor podrá ralentizar la velocidad de acceso a Internet; aumento de la transparencia acerca de la conexión entre los proveedores y los usuarios, y ausencia de usuarios “privilegiados”, lo que impedirá la creación de una Red de dos velocidades.

“Lo que pido es una prohibición explícita de la concesión de privilegios pagados a algunos usuarios o cualquier otra restricción que tenga efectos similares”, afirma Obama en su comunicado. “De esta manera, reconoceremos el servicio que ofrecen estos proveedores a los hogares y empresas estadounidenses, así como las obligaciones que deben cumplir para que funcionen para todos, no solo para una o dos empresas”.