Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas mueve ficha para apaciguar la ‘guerra de las patentes’

La Comisión Europea acepta la propuesta de Samsung y le exonera de sanciones

Competencia acusa a Motorola Mobility de vulnerar la normativa pero deja sin multa su actuación

Imagen del Samsung S5.
Imagen del Samsung S5. AP

La Comisión Europea busca una tregua en la guerra de las patentes en aras de una mayor competencia en el mercado comunitario de móviles y tabletas. Bruselas ha aceptado este martes las concesiones de Samsung —una tregua de cinco años en los que no acudirá a los tribunales para impedir la comercialización de productos de la competencia basándose en sus patentes— para evitar una posible multa por abuso de posición dominante. En paralelo, el Ejecutivo comunitario ha decidido no imponer sanciones a Motorola (cuyas patentes pertenecen a Google) por la “vulneración” de las normas comunitarias de competencia. Motorola había puesto en marcha toda su maquinaria jurídica para impedir a Apple comercializar sus productos en Alemania y había logrado arrancar a la compañía de Cupertino el compromiso de adquirir sus licencias en las condiciones impuestas por los tribunales germanos. El comisario europeo de Competencia y responsable último de la decisión tomada por Bruselas, Joaquín Almunia, ha calificado de “esencial” que la propiedad intelectual no sea objeto de abusos que vayan en detrimento del interés general de los consumidores.

El caso de Samsung se remonta a enero de 2012, cuando la Comisión Europea abrió una investigación formal para determinar si había hecho uso abusivo de algunas de sus patentes esenciales con el fin de distorsionar el mercado europeo de dispositivos móviles. El Ejecutivo comunitario temía que la firma coreana, líder mundial en fabricación de smartphones, trasladase su encarnizada batalla contra Apple a los tribunales europeos. En un intento por apaciguar los ánimos, Samsung propuso a Bruselas un pacto en octubre: librarse de una posible multa por abuso de mercado a cambio de la promesa de no interponer demandas judiciales sobre empresas de la competencia durante un periodo de cinco años. A partir de ahora, la compañía asiática someterá a arbitraje posibles desacuerdos sobre propiedad intelectual, tal y como sugería la Comisión Europea.

Al aceptar las condiciones de Samsung y no imponer sanciones sobre Motorola, el Ejecutivo comunitario entierra el hacha de guerra en el caso de las patentes. “Intentamos lograr el equilibrio adecuado entre los derechos del poseedor de una patente y las normas de la competencia”, ha concluido Almunia. Este cese parcial de las hostilidades en territorio europeo contrasta con lo que ocurre en una decena de países, en los que un puñado de compañías tecnológicas —entre las que se encentran Samsung, Apple y Microsoft—, siguen tratando de impedir a su competencia la comercialización de dispositivos móviles.