Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

WhatsApp deja las cosas claras

Jan Koum subraya que nada ha cambiado en su empresa tras el acuerdo con Facebook

Brian Acton, cofundador de WhatsApp (izquierda), junto a Jan Koum, consejero delegado y cofundador.
Brian Acton, cofundador de WhatsApp (izquierda), junto a Jan Koum, consejero delegado y cofundador.

Una compra de 13.800 millones de euros no pasa desapercibida, desde que Mark Zuckberberg se hizo con WhatsApp el pasado 20 de febrero la desconfianza sobre la pérdida de identidad del servicio de mensajería no ha dejado de crecer. Jan Koum, cofundador y consejero delegado de WhatsApp, ha querido atajar los rumores y comentarios críticos en un post en el blog de la compañía. El título no deja lugar a dudas: "Vamos a dejar las cosas claras".

Insiste en sus orígenes ucranios y su infancia en un sistema en el que las conversaciones por teléfono no eran lo más fiable. "El respeto por vuestra privacidad está dentro de nuestro ADN, e hicimos WhatsApp con el propósito de saber de vosotros lo menos posible: No nos tenéis que dar ni el nombre, tampoco se pide el email. No sabemos cuándo es tu cumpleaños. Ni la dirección de casa. No tenemos idea de dónde trabajas, ni de las cosas que te gustan, lo que buscas en internet o los datos de tu GPS. Nunca hemos tomado alguno de esos datos ni los hemos almacenado en WhatsApp. Y, de verdad, no pensamos cambiarlo", sostiene.

En esta misma línea, deja claro que no se guardan datos de usuario, ni se usan para conocer mejor a sus clientes. De hecho, subraya que si hubiera sido de otra manera, no se habría cerrado el acuerdo con Facebook: "En cambio, estamos creando una alianza que nos va a permitir seguir trabajando de manera autónoma e independiente. Nuestras creencias y valores no cambian. Nuestros principios no van a cambiar. Todo lo que ha hecho de WhatsApp líder en comunicación personal está en su sitio. Cualquier especulación en un sentido contrario no tiene base alguna, es totalmente infundada. Se pretende crear un efecto falso, el de asustar a la gente diciendo que de pronto guardamos todo tipo de datos. Eso es falso, y es importante que lo sepas". 

En cualquier caso, no es algo tan distinto a lo que ya publican en el espacio dedicado a dudas frecuentes de la empresa, donde explican que sus mensajes se cifran y que no se almacenan en sus servidores una vez que se entregan al remitente.

Lo lógico sería que en los próximos meses se conozca de manera más concreta en qué consiste la alianza entre Facebook y WhatsApp para trabajar de manera conjunta sin perder la identidad. Desde la empresa de Koum explican que el crecimiento, tras la firma del acuerdo, ha sido más rápido que nunca con un matiz interesante, en Estados Unidos el ritmo es algo más notable, dado que no eran tan populares y allí, tradicionalmente, los SMS no eran un servicio de pago por mensaje individual, sino que las operadoras ofrecían tarifa plana. Trazan una similitud con Instagram, cuya mejor publicidad fue la adquisición por parte de Facebook.

El siguiente paso dentro de la estrategia de WhatsApp, anunciado durante el MWC de Barcelona, es la inclusión de llamadas de voz. No se sabe fecha exacta del lanzamiento pero sí que será entre usuarios de WhatsApp pero no con llamadas a teléfonos fijos.

Line, servicio de mensajería de origen coreano, acaba de anunciar la posibilidad de hacer llamadas a números fijos o móviles que no tengan instalada la aplicación con una tarifa plana de datos. De momento solo funciona en la versión Android. WhatsApp insiste en que este uso, muy similar al de Skype, no encaja con el de su forma de comprender la comunicación del futuro. "La evolución va hacia el consumo de datos, cada vez mayor. Lo importante es facilitar la comunicación entre personas. Si ya no se cobra por los SMS, tampoco tendrá mucho sentido hacerlo por las llamadas, es anticuado", insisten desde la compañía.