Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google entra en el consumo del hogar

Realiza el segundo mayor desembolso de su historia para adquirir los termostatos Nest

Tony Fadell, fundador de Nest.
Tony Fadell, fundador de Nest. AP

Google se mete en la cocina. Ha adquirido por 3.200 millones de dólares (2.300 millones de euros) Nest Labs, una empresa que comenzó a hacerse famosa hace un par de años por su línea de termostatos inteligentes para el hogar. Nest seguirá funcionando con su propia marca.

El acuerdo es el segundo más grande en la historia de Google, después de la adquisición por 12.500 millones dólares de la división móvil de Motorola que, dos años después de su compra, solo acumula pérdidas y fiascos judiciales en sus litigios por patentes.

Al igual que el acuerdo de Motorola, que marcó la primera gran incursión de Google en el mundo de los aparatos, Nest le debería dar a Google un trampolín en el consumo del hogar, un mercado cada vez más importante con el internet de las cosas, es decir todos los aparatos ligados a la Red. Un sector en el que se encontrará a otras marcas ya bien situadas, como Samsung o LG. Este mercado de aparatos conectados sin hilos ingresará entre 2,7 billones y 6,2 billones de dólares en diez años, según  McKinsey Global Institute.

"Nest parece estar centrado en termostatos y detectores de humo, pero no es descabellado pensar que Google expanda esta tecnología a otros aparatos", declaró a Reuters Shyam Patil, analista de Wedbush. "La domótica es una de las oportunidades más grandes cuando se habla de Internet de tas cosas. Esta adquisición amplía su estrategia en torno a eso".

Fadell trabajó con Steve Jobs en el diseño de los iPod e iPhone, que revolucionaron Apple

No es la primera incursión. Hace unos meses presentó una conexión de Internet para el televisor y en 2012 un equipo musical, que nunca llegó a ponerse a la venta, y antes un PowerMeter, un medidor de la energía consumida que no tuvo ningún éxito y que cerró en 2011. Tras anunciar la compra, la acción de Google subió un 0,5% hasta los 1.128 dólares.

Nest, fundada en 2010, tiene su sede en Palo Alto, cerca de Ideo, una de la principales firmas de diseño de aparatos tecnológicos. Con esa empresa tiene en común la estética de los objetos. Su fundador Tony Fadell consiguió que los feos termostatos del hogar fueran bonitos, pues adquirían tonos similares a los de la pared, y a la vez inteligentes, pues registran el histórico de las temperaturas de la habitación  para establecer automáticamente el funcionamiento de la calefacción o el aire acondicionado y regularlos a distancia con el smartphone o la tableta.Cada termostato, y en una casa americana se necesitan muchos, cuesta 249 dólares, y cada detector de humos 129.

Fadell, que trabajó con Steve Jobs en el diseño del reproductor iPod, seguirá al frente de la empresa al igual que su cofundador Matt Rogers y todo su equipo.

La firma de capital riesgo Kleiner Perkins Caufield & Byers que en 2010 apoyó a Nest con 20 millones de dólares ha visto que los beneficios de su apuesta se le han multiplicado por 20 en solo tres años. Para Google, la compra no le ha supuesto un gran transtorno de caja. Dispone de más de 58.000 millones de dólares en líquido.

Según Reuters, algunos comentaristas en Twitter expresaron su preocupación por las implicaciones de privacidad del acuerdo de Google, que recoge montones de datos personales sobre hábitos en línea de sus usuarios. "No contento con sus datos personales, Google ahora quiere los datos de origen mediante la compra de Nest ", escribió Irene Ng en Twitter.

"Así que, básicamente, Google sabrá cuándo el dueño de la casa está fuera, cuándo ha tenido un incendio y cuál es su factura de la luz" tuitea Brian Makas, que añade el hashtag # espeluznante a su comentario.

La preocupación de estas personas parece que no es descabellada. En una entrevista con Reuters, Fadell aclara que, durante las negociaciones de la compra, la compañía pasó mucho tiempo hablando con Google de los problemas de privacidad. "El problema es cuestión de Google, pero se toman muy en serio la privacidad", añadió Fadell que puntualizó que las normas de servicio de Nest no iban a cambiar.

Pese a la experiencia de Fadell en el diseño y fabricación de aparatos móviles, ha descartado que vaya a estar detrás de esos productos en su nueva etapa. "Eso era algo que estaba muy claro. Le dije a Larry (cofundador de Google): 'Ya he construido todo tipo de productos móviles, he hecho todas esas cosas. Yo no estoy aquí para construirlos otra vez".

¿Compra tecnología o diseño?

Las declaraciones de Fadell, junto a su carrera profesional, dejan entrever que quizás a Google le ha interesado más la calidad del diseño de los productos Nest que su tecnología, pues, por otra parte, ingenieros le sobran al buscador y diseñadores, evidentemente, no.

Ninguno de los aparatos patrocinados por Google, de portátil al smartphone o a la tableta, han destacado por su estética. Y tampoco por sus ventas. Los smartphone de Motorola han caído un 34% respecto a un año anterior;  las tabletas Nexus no son bonitas, y no pueden competir con el iPad Air o Mini. Según recuerda Bloomberg, en 2009 el diseñador Douglas Bowman abandonó la empresa por la excesiva pasión por los datos del buscador, en detrimento del resto.

Tanto Fadell como su compañero Matt Rogers colaboraron en el diseño del iPhone. Y no son un caso aislado. Según la red profesional Linkedin, de los 300 empleados de Nest, 97 han pasado por Apple.

Por su fuerte carácter, Fadell tuvo enfrentamientos con el máximo responsable de software móvil de Apple, Scott Forstall, durante el desarrollo del iPhone. De su paso por Apple le quedaron 61 millones de dólares por ejercitar opciones de compra de acciones. "Este no es mi primer rodeo", declaró Fadell en el mismo día de su absorción por Google.