Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amazon prepara consola

El gigante del comercio electrónico trabaja en un aparato para el televisor que funciona con Android

Jeff Bezos presenta el último modelo de tableta Kindle.
Jeff Bezos presenta el último modelo de tableta Kindle. EFE

Sony y Microsoft van a tener un competidor inesperado. A la llegada este otoño de PlayStation 4 y Xbox One se suma una consola basada en Android de Amazon. El medio especializado en videojuegos Game Informer especula con un posible estreno el 29 de Noviembre, Black Friday, el día después de Acción de Gracias y conocido por ser el más comercial del año en Estados Unidos. Vendrá acompañada de un mando de control propio en lugar de utilizar uno genérico

Aunque se desconoce el precio, estará lejos de los 399 euros que tendrá la propuesta de Sony o los 499 de Microsoft. En cualquier caso, la experiencia será muy diferente a la que proporcionen las dos grandes de la industria. Parece más lógico que siguiendo su norma propongan un aparato de coste reducido, alrededor de los 100 euros de OUYA, y cobren por los juegos. Se trataría de un aparato con Android modificado, como los Kindle Fire, las tabletas de la firma.

Una de las costumbres de Amazon es dar una descarga gratis de un programa al día y un libro con una gran rebaja. Así incentiva que se entre con frecuencia al escaparate digital y mantiene a los usuarios activos. Esta estrategia ha hecho que su hardware, inicialmente arcaíco y con diseño algo tosco, se haya convertido en uno de sus grandes negocios. Sobre todo porque el coste de distribución de los objetos físicos desaparece.

El banco estadounidense Morgan Stanley considera que este año venderán una cifra superior a 3.300 millones de euros (4.500 millones de dólares) en Kindles, un 26% más que en 2012. La clave no está tanto en la venta de estos aparatos sino en el consumo de contenido digital que se hace en ellos. En el estudio que la entidad ha compartido con All Things Digital indican la proyección de ingresos por la venta de juegos, aplicaciones, películas y libros. Este año llegarán a 2.858 millones de euros (3.800 millones de dólares). En 2014 superarán 4.287 millones de euros (5.700 de dólares). El ecosistema creado ya es el 11% del total de la compañía en ingresos, pero el 23% de los beneficios.

El mundo de los videojuegos, en plena ebullición es todavía un terreno sin explorar para la empresa de Jeff Bezos. Llama la atención que se centren en una experiencia conectada al televisor en lugar de un aparato portátil. Si se cumplen las expectativas de una nueva hornada de tabletas con procesador de Qualcomm de última generación sería lógico que la tienda para la consola doméstica y la tableta vayan de la mano con la misma oferta de títulos.

OUYA, creada a través de la web de financiación colectiva Kickstarter, cuesta solo 100 euros y cuenta con un amplio catálogo de juegos, la mayor parte de ellos gratis. No destaca por sus gráficos pero sí se enfoce en el jugador que no quiere complicaciones, solo echar unas partidas de cuando en cuando sin hacer un gran desembolso.

No es la única de reducidas dimensiones que ha salido al mercado. Gamestick le gana en este aspecto, la unidad de proceso es un pequeño USB que se esconde dentro del mando de control. Aunque carece de la potencia que se espera bien entrado el siglo XXI.

Mojo es una caja cuadrangular, también con Android. Llegará a las tiendas en Navidad, de la mano de MadCats, hasta ahora especializada en auriculares, ratones, mando y teclados para jugones. Su ventaja estriba en que permitirá leer el correo, navegar y ver contenidos online.

Shield es el caso contrario, voluminosa y con un chip de última generación de Nvidia, fabricante de esta consola portátil cuyo estreno comercial se atrasa cada vez más. Funciona también con Android, como los últimos móviles. La pantalla es táctil y se pliega sobre el propio mando. Tras probarla durante la conferencia de desarrolladores de Google, se echa de menos algo más de autonomía. El problema que va a encontrar está en el precio, 250 euros, el mismo que la portátil de Sony. No es tan potente como Vita, pero sí presenta más aplicaciones.