Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bucanera, impresora 3D por 190 euros

La empresa Pirate3D recauda en dos horas todo el dinero que necesitaba para su fabricación

La impresora 3D Bucanera.

"Finalmente una impresora 3D que cualquiera puede usar". Es la carta de presentación de Pirate3D, una empresa de Singapur que pretende vender sus impresora Buccaneer (bucanera)por 347 dólares y que, para ello, busca financiación colectiva en Kickstarter.com. A las 350 primeras personas que se apunten, la máquina les costará 247 dólares menos, unos 190 euros.

Los fundadores de la empresa son Roger Chang, Brendan Goh, Tsang You Jun and Neo Kok Beng. Según explican en el vídeo promocional su objetivo es que cualquiera pueda tener una impresora y hacerla funcionar sin necesidad de realizar un cursillo de uso del software de diseño CAD. Para ello, la propia impresora cuenta con un repositorio de diseños, donde descargar el que se quiera imprimir o al revés, depositar el que se haya encontrado en la red. Buccaneer cuenta con una aplicación Android y conexión wifi para descargarse diseños desde Internet, algo con lo que no cuenta la impresoras norteamericanas.

La impresora Buccaneer es algo más pequeña que Makerbot, pues las piezas que puede reproducir tiene un máximo de 25x25x25 centímetros cuando las de Makerbot pueden llegar hasta 49x42x38. El material que admite es el mismo, el plástico ABS.

Para empezar su fabricación en serie, Pirate3D necesitaba recaudar en 30 días 100.000 dólares en Kickstarter.com. Hoy jueves comenzó la cuenta atrás y en dos horas había recaudado 140.000 dólares, lo que prueba una vez más el interés por la llegada de las impresoras 3D en el consumo privado.

Ayer, en la misma web de financiación colectiva, la empresa polaca Zortrax prometía impresoras a 1.899 dólares. De momento, entre los fabricantes, es la china PP3DP quien vende impresoras 3D más baratas, a un precio de 700 euros.

La recaudación del dinero, sin embargo, no significa que finalmente el proyecto se realice, como demuestra el fracaso del reloj inteligente Pebble o los retrasos que está teniendo la videoconsola con Android Ouya.

 

 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >