Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google Earth ayuda a poner sobre el mapa los ‘gulags’ de Corea del Norte

La visita de Schmidt al país ha sido criticada, pero su buscador también ayuda a los activistas

El presidente de Google, a su llegada a Pekín desde Pyongyang.
El presidente de Google, a su llegada a Pekín desde Pyongyang. AFP

La visita del presidente de Google, Eric Schmidt, a Corea del Norte ha sido muy criticada y ha concluido sin resultados, pero el gigante de Internet está ayudando, aunque sea de forma indirecta, a las asociaciones que luchan por el respeto de los derechos humanos en el país asiático. Según informa Reuters, los activistas celebran que la empresa de Schmidt está revelando a través de su servicio Google Earth uno de los secretos mejor guardados de la de por sí oscura Corea del Norte: la situación de sus campos de detención.

Google Earth, que ofrecer imágenes por satélite de cualquier parte del globo, a buen seguro que ha sido el último tema sobre el que Schmidt ha querido hablar con las autoridades de Pyongyang, ya que este servicio ofrece a vista de pájaro la superficie del país y sus cárceles, donde se sospecha que están recluidos unos 250.000 presos políticos. Gracias a él, las asociaciones de derechos humanos han elaborado el mapa con los gulags norcoreanos.

En Corea del Norte, un país cuya extensión es un poco más pequeña que la de Grecia y en donde viven 23 millones de personas, cuenta con docenas de estos campos de detención, la mayoría en lugares remotos y de difícil acceso.

Schmidt y el exgobernador del Estado de Nuevo México, Bill Richardson, han visitado Corea del Norte esta semana, lo que ha generado fuertes críticas por parte de las organizaciones proderechos humanos. Al finalizar el viaje, el presidente de Google se limitó a informar de que el país está muy atrasado en relación a Internet. Según añadió, solo el Gobierno, el Ejército y las universidades tienen acceso continuo a la red y que los pocos ciudadanos que pueden usarla lo hacen bajo una estricta supervisión. También contó que desde el Gobierno norcoreano les han hecho muchas preguntas sobre cómo funciona la red.