Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teléfonos de la esperanza

Lumia 920 con la tecnología Pure View y recarga inalámbrica saldrá al mercado en otoño

De izquierda a derecha, Steve Ballmer (Microsoft) y Stephen Elop (Nokia).
De izquierda a derecha, Steve Ballmer (Microsoft) y Stephen Elop (Nokia). AP

"Lumia 920 es el smartphone más innovador del mundo". Stephen Elop, máximo responsable de Nokia, tiene claro que con este teléfono inteligente y su hermano menor, Lumia 820, se juega el futuro. "Hace 18 meses nos unimos a Microsoft para dar grandes productos". En este tiempo, "hemos pasado de una guerra de móviles a una guerra de ecosistemas", ha dicho el jefe de la finlandesa durante la presentación neoyorquina de la próxima generación de la gama Lumia. Esta puede que sea la última oportunidad para que el otrora líder mundial (y su socio Microsoft)  tengan algo que decir en un universo dominado por Apple y Google.

El tiempo de pruebas ya ha pasado para Nokia. "Lumia 610 nos ha ayudado a llegar a nuevos mercados. Nos ha ayudado a crecer de manera sorprendente en China. En Estados Unidos hemos crecido con el modelo 710". Ahora llega la hora de la verdad con Lumia 920. El aparato destaca por su "potente cámara para tomar fotos y vídeos". Aspiran a suplir las cámaras tradicionales, pero sobre todo pretenden recuperar el trono mundial cautivando a los compradores de iPhone y Android, sobre todo los de la gama Galaxy (Samsung), los grandes rivales a batir.

 Lumia 920, con cámara de 8 megapíxeles y optica Carl Zeiss, no solo ha mejorado el software sino que ha incorporado la realidad aumentada con la que se podrá obtener información al enfocar un edificio.    Un teléfono que, además, se carga sin cables; de forma inalámbrica. La duda es si la apuesta de la cámara es suficiente para cautivar al personal. Elop tampoco se ha olvidado en la presentación de destacar el sistema operativo del aparato, Windows 8, que "optimiza la duración de la batería y minimiza el consumo de datos".

Lumia 820 es un móvil más modesto. Con pantalla de 4,3 pulgadas y cámara de 8 megapíxeles , Nokia considera que puede ofrecer una alternativa a la "uniformidad de diseños y colores" actual.

En cualquier caso, la presentación sabe a poco, porque no han dado ni precio ni fecha de salida. Solo un vago "otoño", cuando está previsto que salga Windows 8. 

La presentación del exgigante finlandés en Estados Unidos no era una más. La ha hecho en un escenario dramático, en el que Nokia poco tiene que decir. En un año su cuota de mercado en móviles ha caído del 22,8% al 19,9%, sin embargo sus problemas están entre los teléfonos inteligentes, pues mientras la venta de terminales cae un 2,3% en un año, la de los móviles inteligentes ha subido un 42%.

El 36% de todos los móviles que se han vendido en el último año son smartphones, y ahí Nokia no pinta nada. Su sistema operativo Symbian ha caído del 22% al 5,9%, porque hace casi dos años decidió abandonarlo para pasarse a Windows, que tampoco tenía nada que decir. Por eso era tan importante la presentación de hoy: para Nokia y para Microsoft. Los nuevos móviles Lumia con Windows 8 deben ser un balón de oxígeno para ambos ante el empuje de Android e iOS. ¿Lo serán?