El juicio de patentes entre Apple y Samsung, a la espera del veredicto

El caso gira entorno al grado de originalidad que supusieron iPhone y la tableta iPad El fabricante californiano pide que prohíban la venta de los aparatos de Samsung en EE UU La empresa surcoreana alega que ya existían inventos similares

De izquierda a derecha,  Samsung Galaxy Tab 10.1 y la tableta iPad de Apple.
De izquierda a derecha, Samsung Galaxy Tab 10.1 y la tableta iPad de Apple. EFE

El juicio por patentes entre Apple y Samsung, tras tres semanas de litigio en un tribunal federal de San José (California), ha quedado en manos del jurado. A partir de las nueve de la mañana, cinco de la tarde hora española, empiezan las deliberaciones. La juez del caso intentó que las partes llegaran a un acuerdo, pero no tuvo éxito. Los nueve miembros del jurado deberán rellenar un cuestionario de 20 páginas para dar forma a su veredicto.  Ayer escucharon durante cuatro horas los argumentos finales para cerrar la exposición de sus casos que giran en torno al grado de originalidad tecnológica que supusieron el iPhone y el iPad.

Apple denunció a Samsung el año pasado por considerar que la empresa surcoreana había copiado deliberadamente los diseños de sus aparatos móviles para fabricar su siguiente generación de teléfonos y lanzar su tableta Galaxy Tab. La compañía cofundada por Steve Jobs pide que el tribunal obligue a Samsung a indemnizarles con 2.500 millones de dólares (2.000 millones de euros) y que le prohíba que venda en Estados Unidos los aparatos que violan sus patentes.

Samsung rechaza los cargos y contraatacó con otra denuncia el año pasado en la que dijo que Apple se había apropiado sin autorización de su tecnología de telecomunicaciones 3G y algunas características de la cámara de fotos para teléfonos, entre otras, una infracción de patentes y pagos derivados que se tasó en más de 600 millones de dólares (480 millones de euros).

Los abogados de Apple pìdieron ayer hoy al jurado que prestaran atención a la cronología del diseño de teléfonos de Samsung antes y después de que el iPhone debutara en 2007 y aseguraron que lo que Apple tardó 5 años en crear, Samsung lo copio en 3 meses como respuesta a una crisis de diseño.

La defensa de la empresa californiana indicó que internamente Samsung consideró el iPhone como una revolución y que estos copiaron no sólo el diseño rectangular, sino también su manejo.

Apple citó un estudio de Best Buy en el que se indicaba que algunos consumidores llegaron a confundir la tableta de Samsung con el iPad por su parecido estético y devolvieron el producto, lo que a juicio de los abogados es una prueba de la confusión creada en el mercado.

En su turno de palabra, los representantes legales de Samsung recriminaron la actitud de Apple por considerar que no buscaba una indemnización económica con ese juicio sino garantizarse por orden judicial una ventaja competitiva en el mercado al bloquear a su rival más serio y principal vendedor mundial de teléfonos en el mundo. Desde Samsung se indicó que todos los televisores se parecen, muchos de ellos tienen pantalla plana y rectangular, y se extrapoló eso al sector de la telefonía móvil. Para la empresa surcoreana los diseños varían con los años y Apple no posee la patente sobre el rectángulo, ni sobre filas de iconos de colores.

Los abogados de Samsung defendieron que más allá de la apariencia de forma, sus productos y los de Apple difieren en sus aspectos técnicos y en su fabricación, e insistieron en que Apple no tuvo complejos en usar su tecnología de conexión 3G para el iPhone 3G.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS